Los valles alpinos: todo un desafío para los amantes de las emociones fuertes

Ana G. Vitienes
 | 
Foto: Revista viajar

Las pistas de esquí alpinas son una tentación. En Francia, Courchevel (www.esqui-francia.com. Forfait de adulto, desde 45 €), con sus 600 kilómetros de pistas esquiables, 185 remontes mecánicos y 293 pistas, es una de las más populares del dominio de los Tres Valles (Maribel, Val Thorens, Les Menuires y Tania). Distribuida en varios niveles en las laderas, esta estación presenta un formato polivalente para cualquier aficionado, desde iniciados a jóvenes; las instalaciones incluyen una red de más de 700 monitores, 65 kilómetros de esquí de fondo, un snowpark, zona lúdica, hoops y clases de esquí gratis para niños, tercera edad y principiantes. Sus espacios más retadores son los territorios de Les Chapelets, Les Rochers y La Combe des Pylones, todos fuera de pista. En su núcleo se concentran hoteles y chalés, más una completa oferta après-ski. En Suiza, Verbier (www.verbier.ch) es uno de los destinos favoritos de los Cuatro Valles (con Thyon/Les Collons, Verysonnaz, Nendaz, La Tzoumaz/Mayens-des- Riddes y Le Châble/Bruson). Sus pistas libres suponen un reto para aficionados en busca de un desafío. Además de las instalaciones para snowboard y las cumbres donde practicar heli-ski, hay senderismo con raquetas de nieve.