Los tesoros de Atapuerca estrenan sede en el Museo de la Evolución

El Museo de la Evolución Humana de Burgos muestra desde este verano el fruto de treinta años de trabajo científico en los yacimientos de la Sierra de Atapuerca. El espacio completa un recorrido cronológico por la Prehistoria a través de más de doscientas piezas que alcanzan los 850.000 años de antigüedad.

Rafael de Rojas

Para dar algunas pistas sobre al menos dos de las tres preguntas clásicas de la ciencia y la filosofía (quiénes somos, de dónde venimos y a dónde vamos), el Museo de la Evolución Humana acaba de abrir sus puertas en Burgos. El complejo reúne y exhibe los hallazgos de más de treinta años de excavaciones en la Sierra de Atapuerca. Entre ellos destacan los restos de Homo Antecessor (la mandíbula Letizia, de 850.000 años de antigüedad) y las piezas conocidas como Elvis, Excálibur o Miguelón, perteneciente a un homínido de 500.000 años. El nuevo edificio -con un presupuesto de 80 millones de euros- ha sido diseñado por el arquitecto Juan Navarro Baldeweg. Planteado en tonos blancos y transparentes (el cristal es el protagonista en fachadas e interiores), cambia la fisonomía de la ciudad, con un aspecto liviano que contrasta con la solidez pétrea de la Catedral, visible desde muchos puntos del edificio.

La instalación se completa con las reproducciones científicas de los homínidos, un espacio que analiza y muestra el arte rupestre y otro en el que se recrea el cerebro humano y su evolución. Además, el museo burgalés reserva una sorpresa para los visitantes con una sala en la que pueden acceder a una réplica del Beagle, la embarcación en la que navegó Charles Darwin en la expedición de la que surgiría el tratado El origen de las especies. El complejo ha recreado también en una sala los ecosistemas de los más remotos antepasados humanos. Metidos en ambiente gracias a unas proyecciones, los visitantes interactúan y se sumergen en el frío de los glaciares y el calor de la sabana y la estepa. El museo, que cuenta con una reproducción tridimensional de la Sima de los Huesos, seguirá creciendo en los próximos meses con un espacio exclusivo dedicado al Homo Antecessor, cuyos restos aparecieron en 1994 en el yacimiento Gran Dolina.

Para los gestores del espacio, las visitas al museo no sustituyen a las de los yacimientos de la Sierra de Atapuerca. Por este motivo tienen previsto lanzar desde este mes de agosto visitas combinadas entre ambos espacios y el vecino Parque Arqueológico de Atapuerca. El precio de los recorridos, transporte incluido, será de 14 e para los tres espacios y de 10 e para el yacimiento y el museo, que también se puede visitar independientemente por 6 e. Los horarios de martes a viernes son de 10.30 a 14.30 horas y de 16 a 20.30 horas, mientras que los fines de semana y festivos funciona ininterrumpidamente entre las 10 y las 20 horas. El último domingo de cada mes la entrada es gratuita. Más información (de momento, sólo del parque) en: www.visitasatapuerca.com