Los señores de la sabana del Masai Mara

Juan Carlos Muñoz

La fascinación de divisar un león queda más que satisfecha en Masai Mara pues los grupos que habitan la reserva toleran sin demasiado enojo e incluso ignoran la cercanía de los vehículos de safaris que recorren el parque. Tampoco suelen mostrar una actitud agresiva o amenazante, aunque reaccionan con rapidez ante cualquier circunstancia que pueda incomodarles. Para descubrir alguna de estas sociedades felinas, cuyos miembros pasan la mayor parte del día tumbados entre la hierba, conviene apostarse cerca del río Mara, que constituye su principal fuente de agua y de alimento, ya que su curso permite el tránsito de las futuras presas que se aproximan hasta sus orillas con el fin de saciar su sed.