Los mejores restaurantes de Almería para degustar la gamba roja

Tayo Acuña

Una tierra donde tapear es un acto social y un estilo de vida, tapeos que a menudo se convierten en pantagruélicas comidas. Para algunos, el origen de la tapa se remonta a la época de Alfonso X El Sabio, cuando, debido a una enfermedad, el monarca estuvo obligado a tomar, varias veces al día, pequeñas porciones de comida acompañadas con un vaso de vino; en poco tiempo el rey mejoró y decidió que era la mejor medicina para él y para sus súbditos, y así nació la tapa como medicina.

Para otros la tapa es una simple cuestión práctica que evita intrusos indeseables (moscas y demás voladores) en el vaso de vino; el cliente pedía el vino y le pedía al tabernero que le tapara la boca del vaso con un pequeño plato con embutido, olivas... así evitaban al indeseado intruso y además se llevaban algo sólido al estómago. Sea como sea, las tapas son una larga tradición en Almería y hay para todos los gustos: ajo colorao, migas, gachas colorás, gurullos con pescado o conejo, gazpachos, olla de trigo, arroz con almejas, pescadito frito, salazones, quesos, embutidos, un caldito... Una cocina que sabe a sal y a pimentón.