Los lugares donde se rodó "Invictus" que ahora acogen el Mundial

El estadio Ellis Park, una de las sedes del primer Mundial de Fútbol que se disputa en África, fue el escenario de algunas de las escenas más impactantes de la película "Invictus", protagonizada por Morgan Freeman y Matt Damon.

Roberto Solo

Nadie había previsto que un grupo de babuinos fueran espectadores de excepción en el rodaje de Invictus. Estos primates suelen hacer su vida en tierra. Sin embargo, el día que se grababa una de las escenas básicas de la película, los monos abandonaron el suelo para ocupar las copas de los árboles. Y es que el evento merecía la pena. Desde su atalaya, los animales vieron a Morgan Freeman transformado en Nelson Mandela durante su visita al lugar de concentración de los Springboks. La escena se desarrolló en la reserva forestal de Tokai, una vasta zona incluida en el Parque Nacional Montaña de la Mesa, a 20 kilómetros al sur de la costera Ciudad del Cabo.

A media hora de barco de Ciudad del Cabo, en Isla Robben, los visitantes pueden conocer la celda en la que vivió durante casi dos décadas Nelson Mandela y en la que se rodaron algunas escenas de Invictus. Ahora la prisión está declarada Patrimonio de la Humanidad y cuenta con un museo. Por sus alrededores abundan pingüinos, focas, pequeños antílopes y avestruces.

Ya en Johannesburgo está la que quizá sea la localización más espectacular de Invictus: el estadio Ellis Park. Allí, en 1995 el primer presidente negro surafricano, Nelson Mandela (conocido como Madiba), entregó la Copa del Mundo de Rugby al capitán blanco de la selección nacional, François Pienaar (interpretado por Matt Damon). Con el lema "Un equipo, un país", el balón ovalado fue el símbolo que unió a una nación rota por el racismo. Y hasta este campo de rugby se trasladó Clint Eastwood para rodar aquel acontecimiento político-deportivo.

La productora Warner Bros. destacó el espléndido trabajo de los diseñadores para reproducir con toda fidelidad el aspecto original que tenía el coliseo el día de la final. Con efectos informáticos consiguieron que los dos mil extras colocados en las gradas se convirtieran en 60.000 forofos. Este año por su césped rodará el cuero esférico del Campeonato Mundial de Fútbol 2010, una magnífica oportunidad para conocer de cerca la ciudad de Johannesburgo.

Además de ser el centro financiero de Suráfrica, la metrópoli tiene más de dos mil parques y su territorio urbano es un mosaico de culturas. El Museo del Apartheid, Constitution Hill (la cárcel para disidentes políticos, como Mandela o Gandhi, que fue encarcelado en 1913), Soweto (un conjunto de barrios marginales al suroeste de la ciudad, SOuth WEst TOwnship, en el que ahora viven más de dos millones y medio de surafricanos), el antiguo mercado de plantas medicinales (Mai Mai Market) o las cercanas cuevas de Sterkfontein (consideradas la cuna de la humanidad) constituyen un destino irrenunciable en Johannesburgo.

Pretoria, la capital administrativa, también forma parte de la ruta de Invictus. En concreto, la primera reunión entre el presidente Mandela y el capitán de los Springboks se grabó en la sede del gobierno, Union Buildings. La urbe permite conocer a pie sus principales puntos turísticos, como el Monument Hill, mientras se pasea por sus avenidas flanqueadas de jacarandas. A 30 kilómetros existe la oportunidad de recorrer las minas donde se descubrió el diamante más grande del mundo o caminar por el borde del cráter Tswaing, que dejó un meteorito.