Los eventos que no hay que perderse en Zurich

Zurich es una ciudad con una importante herencia cultural y arquitectónica, pero en la capital de Suiza hay más cosas que ver y hacer.

Foto: Wang Zhao/Xinhua Press/Corbis

Además de los cuatro templos con los que nos encontramos en el casco histórico de la ciudad y de los múltiples museos y galerías que muestran desde obras clásicas a piezas conceptuales, también podemos asistir a sus grandes eventos anuales.

El acontecimiento más importante y tradicional es el conocido como Sechseläuten o Fiesta de la Primavera. Se celebra el domingo del tercer fin de semana de abril y finaliza al día siguiente. En la primera jornada se celebra el Kinderumzug- el desfile de los niños- que abre la fiesta. El día de la clausura tiene lugar a las 5 de la tarde con el Zünfteumzug- desfile de las guildas o asociaciones gremiales de mujeres- que pasean por las calles durante una hora hasta llegar a donde se quema el Böögg. Esta celebración se remonta a la Edad Media y concluye a las 6 de la tarde ya que las guildas de artesanos y mercaderes terminaban sus jornadas a dicha hora. Es entonces cuando se despiden el invierno quemando un gran muñeco al que llaman Böögg.

Otro de los eventos es el Streetparade, que reúne anualmente a miles de personas apasionadas por música tecno rave. El evento se celebra el segundo sábado del mes de agosto al aire libre en las orillas del río Limmat. Su primera celebración fue en 1992 y a él asistieron mil personas aunque también hubo muchos detractores. En los dos años siguientes intentaron, sin éxito, prohibir la fiesta por ser demasiado grande y ruidosa. La idea se inspiró en la Love Parade de Berlín y pretendía animar la ciudad que tenía poco ocio nocturno en la década de los 80.

Por último, el día 1 de agosto se celebra el Zurichfest o el Día Nacional de Zurich. Esta festividad se instauró a finales del siglo XIX como referencia al acuerdo creado entre los tres cantones, Uri, Schwyz y Nidwalden, que firmaron un pacto en 1291 por el que configuraban el núcleo de la Suiza actual.

Cuando se fijo la festividad los habitantes de Zurich se limitaban a entonar discursos patrióticos en torno a las hogueras. Hoy en día su celebración ha variado y por la noche se ofrece un espectáculo de fuegos artificiales.