Los emblemas turísticos de Ginebra

La Catedral de San Pedro, elJet D''Eauola sede delasNaciones Unidas son algunos de los símbolos más característicos de la ciudad suiza.

Foto: Yu Yang/Xinhua Press/Corbis

Desde el 1500 a.C. la ciudad estuvo gobernada por distintos pueblos y dinastías. Los primeros en asentarse en el territorio fueron los celtas. Por su parte, en el 121 a.C. llegaron los romanos y finalmente, en la Edad Media, Ginebra vivió una lucha por el poder entre los obispos y los condes de Saboya.

Todos ellos, y los que más tarde tuvieron las pretensiones de dominar la ciudad, han dejado en Ginebra un legado y diversidad de culturas que los turistas agradecen cuando pasean por ella.

Uno de los símbolos de la ciudad es elJet D''Eau situado en el Lago Léman que, como su nombre indica, es un chorro de agua que se alza 140 metros. Algo más pequeña en su origen, data de 1886 y se usaba para distribuir agua a industrias. Sin embargo, para controlar su presión se instaló una válvula en una de sus tuberías, lo que ocasionó un chorro de 30 metros de altura. Debido a su potencial turístico, en 1891 se modificó la posición de la fuente a la actual y se iluminó para celebrar el 600 aniversario de la Confederación Helvética del 2 de agosto.

Otro de los atractivos turísticos de Ginebra es la Catedralde San Pedro. Construida entre el 1150 y 1230 y situada cerca de la Plaza del Bourg-de-Four, alberga en su fachada los estilos románico, gótico y algunas pinceladas del neoclásico. Desde que en 1536 tuviera lugar la Reforma calvinista toma el nombre deTemplo de San Pedro. A la estructura del edificio le define su estilo ecléctico, significativo por la austeridad, también presente en la ideología calvinista.

Sin embargo, esta ausencia de detalles del exterior contrasta en su interior con la Capillade Macabeo, construida en el siglo XV, en la que abundan los ornamentos dorados.

Una visita a Ginebra no se puede acabar sin visitar la sede delasNaciones Unidas en la Plaza Ariana, al norte de la ciudad. En ella, y a modo de bienvenida, se observa el curioso monumento llamado "La Silla Rota", construido como símbolo a la paz mundial. La escultura, de cinco toneladas y media de madera y doce metros de alto, fue diseñada por Daniel Berset y colocada en la entrada principal de la ONU en agosto de 1997.

Tras el monumento de "La Silla Rota" llama la atención la estructura de edificios cocida como el Palacio de Naciones. Construido por Le Corbusier entre 1929 y 1935, se convirtió en la sede de la que fue la Sociedad de Naciones hasta 1946. En la actualidad es la segunda sede más importante de la Organización de las Naciones Unidas.

En su interior destaca la cúpula de Miquel Barceló en la Salade los Derechos Humanos terminada en 2008 y que representa la idea del mundo de un planeta-cueva que reúne a los hombres.