Los barrios imprescindibles de Londres

Elena del Amo
 | 
Foto: Luis Davilla

Los viajeros que se desplacen a Londres para disfrutar en vivo y en directo de la esencia del espíritu olímpico tienen también la posibilidad de, lejos de la emoción de las competiciones deportivas, regalarse una vuelta por los barrios londinenses más clásicos para empaparse con los atractivos que han hecho de la capital británica uno de los destinos más codiciados del planeta.

Soho y Covent Garden. El centro londinense es un bullir constante de animación. Día y noche. Por aquí se encuentran desde la National Gallery, frente a Trafalgar Square y de acceso gratuito, hasta los locales gays de Old Compton St., la colorida Chinatown y los famosos musicales del West End -entradas de última hora en www.tkts.co.uk-. También hay mil y un pubs con solera, así como las muchas librerías a lo largo de Charing Cross Rd., los almacenes Liberty de Regent St. y artistas callejeros por las inmediaciones de la Royal Opera House y el mercado de Covent Garden. Para comer se impone una sesión de dim sum en el Soho, una incursión por los locales alternativos de Neal''s Yard, las exquisiteces marroquís de Momo (Heddon St.) o, para picar algo, las tapas de Terroirs Wine Bar (William IV St.).

Westminster, St. James''s y Mayfair. Albergan el entramado político de la capital, con el Palacio de Buckingham a la cabeza, abierto al público en verano y con su famoso cambio de guardia. A un breve paseo, los edificios neogóticos del Parlamento, el Big Ben y la Abadía de Westminster, en la que con toda pompa se corona a los monarcas británicos, y donde también se casaron Kate Middleton y el príncipe William y están enterrados desde Livingstone hasta Darwin. Siempre cerca, el Banqueting House y sus techos pintados por Rubens o la caballería montada haciendo guardia en House of Guards Parade, así como el 10 de Downing Street, residencia oficial del primer ministro. Entre ésta y la Casa de los Comunes, en el 48 de Parliament Street queda el pub victoriano Red Lion. Imprescindible dar un paseo por el parque de St. James''s, indagar si hay alguna exposición interesante en la Royal Accademy of Arts, curiosear por las galerías, boutiques y calles más lujosas de Mayfair y, al caer la tarde, regresar al fotogénico puente de Westminster para, del otro lado del río, subir a la noria London Eye y atisbar la ciudad a vista de pájaro.

La City. El meollo financiero de la nación es otro mundo que tiene hasta alcalde propio. Los rascacielos de diseño, presididos por la Torre Swiss Re de Norman Foster, apodada El Pepinillo, son su santo y seña. Sin embargo, la City se aposenta sobre una de las partes más antiguas de la capital, salpicada de callecitas de regusto british y de monumentos de la talla de la Torre de Londres, con las Joyas de la Corona y sus Beefeaters custodiando el castillo y después prisión, la catedral de St. Paul y The Monument, desde cuyas alturas admirar impactantes vistas mucho más allá del barrio, y otros pedazos de la historia como el Banco de Inglaterra o Mansion House. El Royal Exchange, la antigua Bolsa, alberga hoy en su patio interior uno de los bares más elegantes, mientras que el Madison Café, en el sexto piso del centro comercial One New Change, mira a la cúpula de St. Paul y a un insólito jardín con tumbonas, de uso público, en lo alto del edificio. Tampoco habrá que perderse Leadenhall Market, bajo cuya estructura de hierro tomarse una pinta o, al caer la tarde, cruzar al otro lado del río y, cerca de la Tate Modern, hacerse con una mesa al aire libre para ver anochecer mientras se toma un bocado en el café Founders Arms.

El East End. Si el extremo sur de Brick Lane sigue siendo el corazón bengalí de Londres, amén de una excelente opción para ir a comer un curry, entre Whitechapel y Aldgate se concentra su mayor comunidad musulmana. Sin embargo, hace unas décadas el East London fue atrayendo también a jóvenes y artistas urgidos de alquileres bajos que insuflaron una nueva savia a la zona y acabaron convirtiendo algunos de sus puntos en lo más estrafalario y rabiosamente a la última del Londres de hoy. Por ejemplo, en Shoreditch se podrá cenar o tomar una copa en locales tan sofisticados como Loungelover o, más hacia Whitechapel, en Le Trois Garçons. También cerca habrá que visitar la Whitechapel Gallery, donde se expuso el Guernica de Picasso en 1939 y en décadas posteriores se exhibieron trabajos de Pollock, Rothko, Hockney o Frida Kahlo. Y para el consabido recorrido por los mercados londinenses del domingo por la mañana, será mucho más auténtico optar por los de Columbia Flower Market, Petticoat Lane, Brick Lane Market y Old Spitalfields Market que, por ejemplo, por el más conocido de Camden Town.

West London. Al oeste de la ciudad se suceden los barrios bien de toda la vida, por los que emprender paseos entre fachadas victorianas, georgianas o eduardianas. Por esta zona asoma Chelsea, con los exclusivos restaurantes y tiendas esparcidos por King''s Road y Fulham Road; Belgravia, donde tienen casa desde Margaret Thatcher hasta el oligarca Abramovich; South Kensington, con el Royal Albert Hall y el Victoria Albert Museum; Knightsbridge, sede de los grandes almacenes Harrods y los hoy todavía más exclusivos de Harvey Nichols; e incluso Notting Hill, en el que no perderse el mercado de antigüedades, regalos y hasta prendas vintage que los sábados abarrota Portobello Road. Imprescindible también una caminata por Hyde Park y Kensington Gardens, donde hacer un alto para la hora del té en el pabellón de The Orangery, en mitad de los jardines.

Pantallas gigantes para seguir gratis las pruebas
Como en todos los Juegos, serán multitud los que se desplacen a Londres para contagiarse del espíritu olímpico aun sin tener entradas para acceder a los recintos. Para ellos se ha previsto instalar pantallas gigantes en lugares emblemáticos de una veintena de ciudades del Reino Unido. En Londres estarán en Potters Fields Park, Hyde Park, Victoria Park, Waltham Forest, Woolwich y, durante los Paralímpicos, incluso en Trafalgar Square. Más información: www.london2012.com/join-in/live-sites

// Outbrain