Los auténticos masajes tailandeses y unos spas insuperables

Tailandia no sólo no podía eludir el entusiasmo generalizado por los spas sino que precisamente cuenta con ventajas excepcionales como para ponerse a la cabeza.

Tailandia no sólo no podía eludir el entusiasmo generalizado por los spas sino que precisamente cuenta con ventajas excepcionales como para ponerse a la cabeza y, de paso, conseguir que los tradicionales masajes tailandeses recuperen su puesto de honor, imponiéndose sobre " ese otro tipo de masajes " -con los que no hay que confundirlos- que saltó a los medios de comunicación cuando las tropas americanas se asentaron en el país por la guerra de Vietnam, acuñando desde entonces una turbia e indisoluble asociación de ideas. El auténtico masaje tailandés, el tradicional, hunde sus raíces en la medicina ayurvédica hindú en busca de la salud integral del cuerpo y el espíritu. Situado detrás del Gran Palacio Real se encuentra el mejor centro de masajes de todo el país: el Watpo (www.watpomassage.com), que desde 1955 instruye a futuros profesionales a la vez que ofrece sus servicios todos los días de la semana de ocho de la mañana a seis de la tarde. Conviene especificar que, contrariamente a las costumbres adquiridas en Occidente, aquí para recibir los beneficios terapéuticos no es necesario quitarse la ropa, aunque se suele ofrecer un cómodo pijama de seda. Pero si los masajes los queremos rodeados del tradicional lujo asiático, lo ideal es acudir a los exquisitos spas de los hoteles, donde se tiene en cuenta hasta el más mínimo detalle para ofrecer un servicio impecable en un ambiente que prácticamente bastaría por sí solo para inducir a la relajación más profunda. Un buen ejemplo de este tipo de pequeño cielo en la tierra lo podemos encontrar en el Spa Chi del Hotel Shangri-La (www.shangri-la.com/spa), decorado en un estilo zen de vanguardia que casi lo convierte en un templo destinado a revivir antiguas ceremonias sagradas. Sus programas ofrecen sesiones con títulos tan sugerentes como Paraíso Encontrado, Ritual de la Serenidad, Equilibrio del Chi o Masaje Yin Yang para Parejas... Definitivamente el contraste perfecto al frenético ritmo de la capital.