Loíza, la capital de la tradición de Puerto Rico

Descubrimos uno de los pueblos más antiguos de Puerto Rico, conocido como 'La Capital de la Tradición'. 

Macarena Escrivá
 | 
Foto: Eva Parey / ALAMY

Si hay algo que caracteriza a Loíza del resto de ciudades y pueblos de la isla de Puerto Rico, esa es su preservación de la cultura. Aquí han apostado por las tradiciones ancestrales como uno de sus puntos claves, para posicionarse como la conocida 'capital de la tradición'.

D.R

Tradición que se ve en su cocina, en sus manifestaciones artísticas, en su vida... Una tradición que proviene de los ancestros que poblaron esta tierra, una mezcla entre Indios Taínos, Africanos de Nigeria, Congo y Ghana y los españoles. Este conglomerado de habitantes de diferentes partes del mundo, ha hecho que formas ancestrales de expresar la cultura y la vida, sigan vivas a través de los herederos de aquellos primeros habitantes.

¿De qué forma entonces se puede acceder a todo lo que Loíza tiene que ofrecer?

Parque Histórico Cueva María de la Cruz

Macarena Escrivá

En lo que fuese una antigua cueva de gran valor arqueológico y un paraje natural de gran belleza, hoy se encuentra una centro cultural donde disfrutar de la tradición loiceña más genuina. Empezando por una ruta por la cueva al aire libre, donde habitaron los indios arcaicos, los primeros pobladores de Puerto Rico, el espacio ofrece además la visita a una galería de arte, así como talleres de bomba y turbantes.

Conociendo el baile tradicional de Puerto Rico, la Bomba

Pero, ¿qué es la bomba? Se trata del baile tradicional de Puerto Rico, un baile con ritmos que beben de sus antepasados, los esclavos africanos, en el que los bailes los marcan dos tambores, el buleador y el primo. Este baile se considera como algo liberador, una forma de comunicación a través de la libertad de expresión y a veces un género musical que les hacía olvidarse de su situación de esclavos. Puedes quedarte simplemente mirando, pero lo mejor es apuntarte a un taller de Bomba, para sentir en tu propio cuerpo la liberación que supone moverse al ritmo de una música ancestral y profunda. Por ejemplo, en la Playa Puente Herreras, Sheila Osorio da clases de turbantes y Bomba de Loíza, así como apuntarte a las que ofrecen en el centro cultural Parque Histórico Cueva María de la Cruz.

Macarena Escrivá

La bomba es baile, liberación, música, pero también los tambores con los que se marca el ritmo. Hoy en día, uno de los pocos artesanos que quedan vivos que hagan de manera artesana estos tambores, es Juan Fuentes, en su taller La Plena. De allí sale a los batén, que es donde se baila tradicionalmente la Bomba, así como a diferentes partes del mundo y a todos aquellos que quieren llevarse un pedacito de la cultura loiceña. 

Gastronomía tradicional: El Burén de Lula

El chef Jose Andrés, uno de los más grandes exponentes de la cocina española, hizo un trabajo titánico para ayudar a la isla tras el paso del huracán María. Desde entonces, Jose Andrés y Puerto Rico están unidos. Este chef, con más de una treintena de restaurantes por Estados Unidos, sostiene que, quien viaje a la isla del Encanto y no coma en el Burén de Lula, no sabe lo que es la gastronomía puertorriquense. La cocina en Loíza se prepara al fuego o en el burén, una especie de plancha sobre la que cocinar.

D.R

Y es precisamente en un modesto kiosco de Loíza, donde María Dolores de Jesús, conocida como Lula, desde hace más de 60 años, sigue desempeñando su labor de agasajar a quienes la visitan con delicias de la gastronomía loiceña. Sirviéndose de ingredientes tropicales, como los cocos, la yuca o el plátano, preparan en su burén, delicias ancestrales como las arepas de maíz con coco o de arroz, dulces de calabaza, besitos de coco o dulce de castañas, entre otros. 

Artesanía local: El arte Samuel Lind y Artesanías Castor Ayala

Macarena Escrivá

Ya hemos visto como la cultura y la tradición, se expresan a través del baile y la gastronomía y como no podía ser de otra forma, también lo hace a través del arte. En Loíza destacan la labores de dos artesanos. Por su parte, Raúl Ayala, siguiendo con la tradición de su padre, elabora máscaras de coco desde 1980.

Macarena Escrivá

Estas máscaras se utilizan en la festividad de Santiago Apóstol, cuando en Loíza salen a la calle los Vejigantes y los Caballeros. Para los loizeños, los vejigantes, unos seres con máscaras, tienen diferentes significados, desde los moros que rodeaban las festividades españolas (moros y cristianos), hasta considerarlos como la maldad que corre cerca del santo, pasando por ser  una representación de la alegría del pueblo. Sea como fuere, las máscaras de Ayala son verdaderas obras de arte para llevarse a casa un poco de la tradición de Loíza.

Macarena Escrivá

A pocos metros de su tienda, se encuentra la casa-taller de Samuel Lind, uno de los artistas capitales del pueblo. Muchas de sus obras se inspiran en las costumbres de Loíza, en su herencia africana, en la Bomba... que plasma en deliciosas serigrafías, esculturas o pinturas, que incluso se exponen y se venden en grandes galerías de arte de América. 

Macarena Escrivá

La naturaleza y playas de Loíza

Loíza es tradición, pero también naturaleza. Así pues, una de las maravillas naturales de la zona, es el Bosque estatal de Piñones, una zona de manglares, playas, dunas y lagunas, que acoge a cerca de un centenar de especies de aves y otras tantas especies animales. 

D.R

En cuanto a las playas, espacios como La Pocita, Aviones, Tocones o Puente Herrera, son el perfecto lugar para un descanso junto al mar cristalino, rodeados de palmeras o para practicar deportes acuáticos como el surf.

¡Loíza lo tiene todo!