Que llueva, que llueva… Así es el Santuario de la Virgen de la Cueva

Nos acercamos hasta Asturias para conocer el santuario y su maravilloso entorno

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: D.R

En ocasiones, la Naturaleza, el patrimonio y la tradición se unen en un mismo lugar para regalarnos espacios que hacen que las sensaciones fluyan rápidamente. El Santuario de la Virgen de la Cueva es uno de esos lugares. Un sitio que despierta un interés que va mucho más allá del puro sentimiento religioso y que nos evoca recuerdos de nuestra más tierna infancia.

Una referencia del interior de Asturias

El Santuario de la Virgen de la Cueva se encuentra a mitad de camino entre Cangas de Onís y Pola de Siero, en la parte central del Principado de Asturias. A pocos kilómetros de la localidad de Infiesto, en el concejo de Piloña, este destacado punto de culto religioso aparece a un lado de la carretera AS-254, junto al río de La Marea. Encajado bajo una cueva natural y al abrigo de una estructura rocosa inclinada, varias capillas y dependencias forman un santuario que custodia la imagen de la Virgen de la Cueva, una talla del siglo XVIII de casi medio metro de altura - aunque ya en el siglo XVI hay constancia histórica de la existencia del santuario y un legendario relato lo sitúa varios siglos antes -.

La gran fama como lugar de peregrinaje se une al hecho del propio nombre del espacio de culto, que inevitablemente nos hace acordarnos de la inolvidable canción infantil de la Virgen de la Cueva, que tantas veces hemos cantado en momentos de lluvia.

Turismo de Asturias

Si bien no hay un consenso en la relación entre el santuario y la célebre canción - otras localidades españolas con esta advocación reclaman ese nexo, en especial la población castellonense de Altura – es cierto que en el caso de este lugar sagrado asturiano la tradición ha querido que se instaurase como una creencia popular que ha trascendido las fronteras del Principado. Lo cierto es que, ya sea en Altura, en otras localidades o en la parroquia de Ques – donde pertenece territorialmente el santuario asturiano –, en todas ellas el origen de la canción se mueve en el terreno de la leyenda.

No obstante, más allá de este tipo de reivindicaciones, no se puede negar la espectacularidad que tienen en sí mismos el Santuario de la Virgen de la Cueva y su entorno.

Turismo de Asturias

El bello entorno que rodea la cueva

El santuario cuenta con una escenografía única: la roca imponente sobre las capillas, el río discurriendo a su vera, el pequeño puente semicircular que lo cruza y la vía fluvial que recorre el entorno de la cueva. Frente a él, un área recreativa se extiende hasta la carretera, un tanto descontextualizada del paisaje, pero dando servicio a la zona de romerías con espacios verdes e instalaciones de recreo.

Cerca de allí contamos con la atractiva villa de Infiesto, con el Monte Cayón como telón de fondo, donde otra área recreativa nos puede servir como atalaya de todo el concejo de Piloña, llegando incluso a ver los Picos de Europa. Precisamente en la propia villa podremos experimentar cómo pasa el tiempo – en sentido literal – en la Casa del Tiempo, que alberga una de las mejores colecciones de relojes antiguos de todo el país.

Turismo de Asturias

Mientras, a tan sólo diez kilómetros de este núcleo de población se localiza el otro gran reclamo de este concejo asturiano, la Cueva del Sidrón, una de las mayores cuevas del Principado y el más importante yacimiento arqueológico prehistórico de la región, donde se ha hallado la más relevante y abundante colección de restos de neandertales de la península ibérica, siendo además el yacimiento más importante del mundo en cuanto a la información sobre su ADN. A ello se suma que se trata de un lugar declarado de interés geológico de relevancia internacional.

Para poder conocer toda la historia de esta importante cueva,  junto a la Casa del Tiempo de Infiesto se encuentra el Centro de Recepción de Visitantes de Piloña, con la exposición “Los 13 del Sidrón”, en alusión a los fósiles de neandertales encontrados en la cavidad.

Turismo de Asturias