¿Por qué llaman a Lecce la Florencia del sur?

Descubre todo el encanto de esta desconocida ciudad del "tacón" de Italia

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Balate Dorin / ISTOCK

Plazas monumentales, palacios, calles repletas de hermosa arquitectura barroca, el Doumo… y todo ello inmerso entre los restos de un importante pasado romano y a un paso de los mares Jónico y Adriático. Esto es Lecce, la cuna de un estilo artístico propio y un sublime escenario de fachadas de bella factura que lucen entre las murallas de esta histórica ciudad del sur de Italia.

Conocida como "la Florencia del sur", Lecce es una gran desconocida fuera del país transalpino.

La perla de El Salento

El tacón de la famosa bota - con la que se suele identificar al territorio italiano - aglutina un sinfín de lugares espectaculares. Una extremidad peninsular que está prácticamente ocupada en su totalidad por la histórica comarca de El Salento. Allí, en una posición central, Lecce se muestra segura de saberse merecedora de un título tan ostentoso como «la Florencia del sur».

Porta Napoli | photooiasson / ISTOCK

Probablemente la población más bella de la región de Apulia – con el permiso de Bari, su capital -, Lecce es comparada con la famosa ciudad toscana por su gran cantidad de monumentos relevantes y su majestuosidad, con los que comparte incluso algunos de los nombres.

Su importante pasado prerromano – con la presencia del pueblo de los mesapios – y romano - del que aún conserva la ciudad una nada desdeñable muestra -, nos habla de la antigüedad de este asentamiento. No obstante, a no mucha distancia se encuentra el puerto de Brindisi, célebre por ser la vía de escape que pretendía tomar Espartaco para huir del poder de Roma.

Puerto de Brindisi | eunikasopotnicka / ISTOCK

Junto a ese rico pasado, el florecimiento de la ciudad tras el Renacimiento nos ha legado un conjunto monumental bellísimo, en el que el desarrollo arquitectónico floreció de la mano de un particular estilo barroco que se tradujo en la variante del "barroco leccese".

La capital del barroco

Tal es la profusión de este estilo que la ciudad se ha venido llamando popularmente "la capital del barroco". Un estilo que proliferó durante el periodo en el que perteneció al Reino de Nápoles, tomando protagonismo la abundancia en la decoración de las fachadas y otros elementos, gracias en parte al uso de un tipo de piedra especial que era fácil de labrar. Una piedra caliza cuya tonalidad inunda el escenario urbano de Lecce.

Plaza del Duomo | Balate Dorin / ISTOCK

Lecce es una ciudad ideal para recorrer tranquilamente su precioso casco urbano. Sus calles peatonales conducen unas a otras en un entramado poco extenso que es fácil de pasear en poco tiempo, dejando a nuestro paso todo un sinfín de iglesias y palacios de gran interés.

Plaza Sant’Oronzo | ilbusca / ISTOCK

Las plazas principales del Duomo y de Sant’Oronzo son la más impresionante carta de presentación de la población. En la primera, la catedral con su impresionante campanario nos deja boquiabiertos. Mientras, la segunda forma quizás la estampa más reconocible de Lecce, con la columna de Sant’Oronzo en lo alto y el anfiteatro romano. Una estructura romana sacada de nuevo a la luz a principios del siglo XX y cuyas enormes dimensiones nos dan buena cuenta de la importancia que tenía este punto en la estructura urbana en la época romana.

Teatro Romano | lelepado / ISTOCK

No lejos de allí, el castillo de Carlos V, una fortificación del siglo XVI rodeada de un foso, representa la mejor muestra de la influencia española en esta parte del sur de Italia.

Basílica de Santa Croce | romaoslo / ISTOCK

Desde luego, y como normalmente se suele decir de Lecce, esta ciudad es un verdadero museo al aire libre, al margen de su gran riqueza museística, con varios ejemplos de primer orden como los arqueológicos de Sigismondo Castromediano y Faggiano. En efecto, deambular por calles como la Via Libertini o la Via Palmieri es una delicia para las miradas inquietas de todo buen viajero y un éxtasis para cualquier persona en busca del baño artístico que nos regala el estilo barroco. La Porta Napoli, al final de la Via Palmieri, es un ejemplo de la monumentalidad de Lecce. La entrada a un universo de sensaciones urbanas que nos reserva un edificio de talla sublime junto a los jardines públicos de Giusseppe Garibaldi. La basílica de Santa Croce resume a la perfección todo lo que concentra esta magnífica población de la región de Apulia: detalles por doquier, opulencia decorativa, arte a raudales y una elegancia particular inconfundible del sur de Italia.