Liverpool siguiendo a The Beatles

Sus 10 lugares sagrados. Liverpool es la meca de cualquier “beatlemaníaco”, el destino que todo fan del mítico grupo debe visitar al menos una vez en la vida. Para pisar La Caverna y entonar sus canciones, fotografiarse en la verja de “Strawberry Fields forever” o recorrer el muelle donde se alza la gran estatua gigante de Los Beatles, desde el que partieron nueve millones de emigrantes en el siglo XX rumbo a América.

Javier Carrión
 | 
Foto: Eduardo Grund

Liverpool ha dejado de ser la ciudad gris y portuaria que vio nacer a The Beatles en la recta final de la primera mitad del siglo XX. Hoy, diez años después de ser elegida Capital Europea de la Cultura en 2008 y Ciudad Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, quien recorre esta ciudad del norte de Inglaterra se percata de que se ha convertido en un foco cultural de primera magnitud, pues reúne más museos, teatros y galerías de arte que ninguna otra ciudad de Gran Bretaña, a excepción de Londres. La transformación de Liverpool se palpa en cualquier rincón de este destino de moda que atrae a cientos de jóvenes deseosos de disfrutar de su rica oferta cultural y de ocio: Albert Dock, rebosante de galerías, museos y tiendas en ese muelle testigo de la marcha de miles de familias de emigrantes que buscaban fortuna al otro lado del Atlántico hace más de un siglo; la galería Tate Liverpool, con la mayor colección de arte moderno del norte de Inglaterra y la segunda de todo el país; las dos catedrales de la ciudad, la católica y la anglicana, y la tercera, aunque sea de fútbol, el estadio de Anfield Road, en el que los hinchas de los diablos rojos entonan el emocionante You'll Never Walk Alone, curiosamente escrito para un musical de Broadway... Todo un paquete de atractivos que han aupado a Liverpool a la tercera plaza en la clasificación de turistas que visitan el Reino Unido, tras Londres y Edimburgo, aunque el principal responde a cuatro nombres, John, Paul, George y Ringo, y a la huella de su legendario grupo, que se separó en 1970 después de dar un giro revolucionario a la música. Sus millones de fans recorren ahora con pasión, cantando sus temas clásicos, un puñado de lugares sagrados de esta acogedora ciudad de medio millón de habitantes. Estos son los más indiscutibles.

La estatua gigante de Albert Dock

En Albert Dock, el popular muelle de Liverpool, se amontonan los fans y turistas organizando colas para hacerse una fotografía delante de los cuatro miembros de The Beatles en versión gigante, pues todos ellos miden más de dos metros. La escultura de bronce, que pesa 1,2 toneladas, fue inaugurada por Julia Baird, hermana de John Lennon, el 4 de diciembre de 2015 junto a la ribera del río Mersey. Este popular mausoleo muestra a Paul McCartney, George Harrison, Ringo Starr y John Lennon con traje, corbata e impermeable, mientras caminan y charlan en Pier Head delante de Las Tres Gracias de Liverpool –el Royal Liver Building, el Cunard Building y el Port of Liverpool Building–, reconocidas como Patrimonio Mundial por la Unesco en 2004. La escultura fue un regalo del Cavern Club, la sala de conciertos donde la banda dio sus primeros pasos, para celebrar el 50 aniversario de su último concierto en Liverpool, el 5 de diciembre de 1965. 

The Beatles en bronce de 1,2 toneladas. | Eduardo Grund

Dormir con The Beatles en un hotel céntrico

Aunque pueda parecer mentira, en Liverpool es posible despertarse en un hotel abriendo los ojos teniendo delante el piano de John Lennon –que muchos asocian al tema Imagine–, admirando los cuadros dedicados a Paul McCartney o viajando en El submarino amarillo. Y este sueño para muchos fans del grupo puede realizarse a solo unos metros de La Caverna, el mítico club donde triunfaron antes de alcanzar la gloria musical. Ese hotel temático fue inaugurado en 2008 y se llama Hard Days Night. Un cuatro estrellas que ofrece 110 habitaciones decoradas con objetos de la banda, una capilla para bodas con capacidad para 75 invitados y tres salas para eventos e incentivos –con el Bar de Harry a la cabeza, en homenaje a Harrison– que se pueden alquilar por 500 libras diarias. Completan la oferta la Sala de Bill Zigmant, repleta de fotos del grupo, para 120 personas, y la suite Two of us, especial para celebraciones de bodas civiles. El Hard Days Night Hotel se levanta en una esquina de la céntrica calle Mathew, donde aparecen las cuatro figuras de John, Paul, George y Ringo, todos ellos con una imagen posterior a la ruptura del grupo.

La Caverna, donde empezó todo

En el 10 de Mathew Street se ubicaba el Cavern Club, la primera sala de conciertos de The Beatles, hoy ya célebre en todo el mundo. Abierta en el sótano de un edificio victoriano de 1957, el club de jazz se convirtió rápidamente en el lugar de expresión del Mersey Beat, que aún caracteriza el sonido de los grupos del norte de Inglaterra. The Beatles protagonizaron un debut muy prometedor el 21 de febrero de 1961, y tocaron en el local 275 veces en solo 30 meses. El Ayuntamiento de Liverpool cerró el club en 1973 para permitir que empezaran los trabajos de construcción de un pozo de ventilación del nuevo Metro de la ciudad y el antiguo almacén y club de jazz y beat quedó enterrado bajo los escombros. En 1984, tras el asesinato de John Lennon (1980), se reconstruyó una réplica exacta del club con 15.000 ladrillos originales del primer Cavern Club, tratados y utilizados en su nueva construcción, y en la actualidad se ha convertido en una atracción indispensable para los turistas y los ciudadanos de Liverpool, que celebran aquí fiestas y despedidas de solteros o simplemente toman una cerveza escuchando las versiones cover del mítico grupo.

Despedida de soltera a las puertas de The Cavern Club. | Eduardo Grund

The Beatles Story, el museo emblemático

Ubicado en el Albert Dock, The Beatles Story es el gran museo de The Beatles. Lo han visitado más de un millón de fans y supone una inmersión en los años 60, la década prodigiosa del grupo. Esta visita guiada a través de la formidable epopeya de los protagonistas de Twist and shout conduce a los visitantes a las calles pavimentadas de Hamburgo, donde dieron sus primeros conciertos fuera del Reino Unido, hasta el Cavern Club, el oscuro local en el que fueron descubiertos en noviembre de 1961. The Beatles Story ha reproducido de manera fidedigna el pequeño escenario del club, casi sin luces, igual que las reacciones de sus histéricos fans tras su éxito mundial, el ambiente transformado en colores y flores del Sgt Peppers o la separación del grupo en el año 1970 exponiendo La habitación blanca con un piano y las gafas de Lennon en su último apartamento de Nueva York. Entre los objetos expuestos en el museo destacan el piano en el que John Lennon compuso Imagine, un auténtico submarino amarillo y la primera guitarra acústica de George Harrison, que compró a un compañero de clase en los años 50 por solo tres libras. Hoy la pieza está valorada en más de 700.000 euros. Entrada al museo: 15,95 libras (adultos) y 9,50 (niños entre 5 y 15 años). Horarios: 10-18 h (del 31de octubre al 31 de marzo) y 9-19 h (del 1 de abril al 30 de octubre). beatlesstory.com

John Lennon y la casa de su tía Mimi

Mendips fue la casa de John Lennon durante su infancia. Pertenecía a sus tíos Mimi y George, y John llegó a ella en 1946 cuando solo tenía 5 años de edad y sus padres, Alfred y Julia, se habían separado. A pesar de esa circunstancia, John no vivió mal en esta casa ubicada en el 251 de Menlove Avenue, pues su tía Mimi se volcó en el cuidado del muchacho. Lo hizo hasta que John cumplió 23 años y la carrera internacional de su grupo le obligó a abandonar el hogar familiar. Su tía no le permitía tocar la guitarra en el interior de la casa y fue en el porche donde John se ejercitaba, componía y repetía sus primeras canciones, poniendo la mirada en alguno de sus ídolos, como Elvis Presley. El 8 de diciembre de 2000, 20 años después de su trágica muerte, se descubrió una placa azul del English Heritage citando a Mendips como "la casa de John Lennon, músico y compositor". Yoko Ono la donó al Patrimonio Nacional en 2003, abriéndose al público.

La placa de Penny Lane

A dos pasos de la casa de Paul McCartney se encuentra Penny Lane, con su barbería y el banco de la esquina citados en la canción de John y Paul que homenajeaba a este barrio popular de Liverpool. Penny Lane era la calle más estrecha de las seis que se unían en la parada del tranvía de Smithdown Place, pero todo el vecindario y los trabajadores de los comercios la conocían por el título de esta canción que, tal y como confesó John, le recordó su infancia al escribirla. Habitualmente, los fans de The Beatles acuden a Penny Lane para fotografiarse junto a la placa indicadora del nombre de la calle, pintada ahora en la piedra porque la original era robada constantemente, como un preciado recuerdo de Liverpool y de su grupo más emblemático.

El barco del diseñador de The Beatles

Una de las atracciones más populares de Liverpool es realizar un pequeño crucero por el río Mersey para descubrir la ciudad desde el agua. Los viejos cruceros ya cursaban este río –cuyas mareas pueden subir y bajar más de nueve metros– hace 800 años, pero ahora el más requerido por los turistas es el MV Snowdrop, un ferry multicolor, restaurado en 2015 con el mismo camuflaje tipo dazzle que utilizaron los buques de guerra británicos durante la Primera Guerra Mundial para confundir al enemigo. El encargado de la obra fue el artista Peter Blake, el mismo que diseñó la famosa portada del séptimo álbum de The Beatles, Sgt. Pepper's. A bordo del Mersey Ferry y del River Explorer hay travesías de 50 minutos con las mejores vistas de la ciudad. merseyferries.co.uk

Strawberry Fields, en el corazón de Lennon

De este gran edificio victoriano solo queda la puerta de arenisca original y su verja pintada en rojo, pero este lugar, un orfanato para niñas desde 1936 rodeado de un parque arbolado, fue el que inspiró a John Lennon al escribir una de sus evocadoras obras maestras: Strawberry Fields Forever. Situado en la calle Beaconsfield, justo al comienzo de la avenida Menlove, a cinco minutos a pie de Mendips, la casa de la tía de Lennon, este lugar ocupó un sitio especial en el corazón de John Lennon, quien recordaba Strawberry Fields como el lugar de sus escapadas infantiles y juveniles al recinto al que acudía año tras año en compañía de su tía Mimi para divertirse en el festival de verano, con feria incluida. De ahí que dedicara en 1967 una de sus canciones favoritas a este espacio semidestruido. Los turistas lo frecuentan ahora (la excursión del Magical Mistery Tour tiene una de sus paradas principales junto a la verja repleta de pintadas y mensajes anónimos) para posar en una fotografía de tinte melancólico en Liverpool.

Hard Days Night Hotel, el único hotel temático de The Beatles en el mundo. | Eduardo Grund

La casa de McCartney adolescente

De las paredes de esta sencilla casa de clase media, situada en el 20 de Forthlin Road, en el barrio de Allerton, surgieron temas de The Beatles tan famosos como Love me do o I saw her standing there, entre casi un centenar de sus inicios que llevaron la firma Lennon-McCartney. Desde el año 1955 esta construcción de dos alturas fue el hogar de Paul McCartney, donde pasó su adolescencia y sus primeros años como adulto hasta que el grupo alcanzó su gran éxito internacional. Paul y John se reunían en esta casa cuando hacían novillos de la escuela y tocaban la guitarra en el salón. En la actualidad, la casa de los McCartney pertenece al Patrimonio Nacional, con su colección de fotos de familia, mobiliario de época y objetos que pertenecieron a los jóvenes Beatles.

La estatua de Lennon junto Al Cavern Pub

En la misma calle están The Cavern Club, el famoso local de The Beatles, y casi enfrente abre The Cavern Pub, con una escultura de bronce de John Lennon a su lado, en la que está representado con pose indiferente similar a la cubierta de su disco Rock'n'Roll (1975). El pub fue inaugurado en 1994 y muestra instrumentos musicales que pertenecieron al grupo, como una guitarra donada y firmada por Paul McCartney. Abre todos los días desde las 11 de la mañana –entrada gratuita– y ofrece música en vivo todas las noches con artistas y bandas que interpretan versiones clásicas desde los años 50 hasta la actualidad.