Lima a fondo: un recorrido por la única capital americana que mira al mar

En Lima todo está en constante movimiento, incluso el pasado no se queda atrás; y es que la capital peruana te ofrece una variedad tan diversa de emociones, sensaciones, colores y sabores que es como si te dijera asómbrate en nuestra Catedral, vuela sobre el mar, maravíllate con un sunset de película o degusta una comida sin igual.

Redacción Viajar
 | 
Foto: Christian Vinces / ISTOCK

Porque Lima es tendencia, por su gente, su cultura viva, por cada pedacito de Perú que encontrarás a tu paso; por eso, una sola visita nunca será suficiente. Lima, llena de riqueza colonial, es la única capital en Sudamérica con salida al mar y en ser nombrada Capital Gastronómica de Latinoamérica.

Centro histórico

Christian Vinces / ISTOCK

Recorrer su centro histórico, declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad, es convivir con el pasado y el presente. Sus hermosas plazas y monumentos; sus imponentes casonas con balcones coloniales y republicanos; sus múltiples iglesias que albergan invaluables obras del arte; y sus restaurantes y tabernas repletas de sabor y tradición, son algunas de las opciones que pueden recorrerse a pie.

Miraflores y la Costa Verde

Lima es la única capital sudamericana frente al mar y el barrio de Miraflores sí que sabe sacarle provecho; sobre todo cuando la Costa Verde cruza debajo de sus acantilados acercando a los turistas a las olas y a una oferta gastronómica que incluye sunsets a la carta. Miraflores combina esta mágica cercanía al Pacífico con sus casonas de antaño, que sobreviven intercaladas con modernos edificios y sitios arqueológicos, y un malecón privilegiado: aquí se encuentra desde un exclusivo centro comercial hasta preciosos parques y decenas de parapentes jugando con el viento. Simplemente precio

Enrique Domínguez Uceta

Lima en bici

Desde el malecón costero hasta el centro de Barranco, en Lima puedes agarrar una bicicleta y empezar a pedalear.

¿Lo que te espera?... un paisaje de colores bordeando la Costa Verde y, también, la vista de zonas arqueológicas de San Isidro. Si te gusta la vida bohemia, las calles de Barranco serán lo tuyo, con paredes llenas de arte y alamedas de imponentes árboles con más de 100 años de historia. Cualquiera sea el escenario por el que vayas, pasear por Lima en bicicleta es una experiencia que no olvidarás nunca.

MediaProduction / ISTOCK

Una cita con 5.000 años de historia

Rodeada por hermosos jardines, el museo Larco es en realidad una mansión virreinal del siglo XVIII resguarda una impresionante colección privada de piezas del Perú precolombino. Dentro de la muestra permanente del museo destaca la Sala de Oro y Joyas con maravillosas piezas hechas por virtuosos orfebres del antiguo Perú para honrar a sus dioses. No menos atención capta la sala de huacos eróticos, que nos muestra su interesante visión sobre la sexualidad. 

tose / ISTOCK

Definitivamente, visitar el museo Larco es conectarse y reconectarse con la cosmovisión andina.

También se disfruta con el paladar

Considerada la Capital Gastronómica de Latinoamérica, en Lima todo gira en torno a la comida. Y esto se nota en sus excelentes restaurantes, bares y tabernas donde se fusionan miles de años de sabores e ingredientes de costa, sierra y selva.

Y todo eso se refleja en restaurantes de la talla Central, Maido o Astrid & Gastón, considerados como los mejores del mundo según The World’s 50 Best Restaurants… Un recorrido fascinante a través de aromas, texturas y un sinfín de sorpresas con las que se ta hará la boca agua.

DC_Colombia/iStock

Pero no es necesario acudir a la alta cocina. Casi en cualquier rincón, o en plena calle, encontrarás auténticas 'delicatessen'. Capital del sabor y el buen comer, Lima posee una gran variedad en cuanto a platos típicos ofrecidos en lugares tan diversos como hoteles de 5 estrellas, restaurantes, cebicherías, pollerías, mercados, “huariques” y chifas (restaurantes de comida china). Convertida en la mesa principal de la cocina regional, además, es la sede de la feria gastronómica más importante de América Latina: Mistura.

stbaus7 / ISTOCK

Su cocina cautiva paladares con una extensa carta de platos, en la que el pescado es una de las estrellas y el cebiche, un orgullo nacional. El tiradito, una versión del cebiche sin cebolla, y la parihuela, caldo de pescado con mariscos, son típicos platos marinos. La larga lista incluye arroz con mariscos, pescado a la chorrillana, conchitas a la parmesana, choritos a la chalaca, jalea mixta, tequeños rellenos con pulpa de cangrejo, causa rellena de atún, arroz chaufa de pescado, pastas con salsa de mariscos, etc.

La presencia africana aportó a nuestra cocina el uso de vísceras de res que originaron los célebres anticuchos, brochetas de corazón de res frito sobre parrillas al carbón; el cau cau, un guiso de mondongo y papas, y el tacu tacu, frijoles cocidos mezclados con arroz, con carnes o mariscos de relleno o por encima. La fusión peruano-hispana creó platos como la causa limeña, un puré de papa relleno con carne de ave, mariscos o palta y tomate; el tamal, una cocción de maíz molido sazonado y relleno con gallina o cerdo; y el ají de gallina, un guiso de ají, leche, pan y especias con pechugas desmenuzadas.

olli0815 / ISTOCK

La influencia china también generó nuevas propuestas culinarias que, sin lugar a dudas, complace el paladar con deliciosos platos como el arroz chaufa, cocido y frito en salsa de soya con pequeños trozos de pollo, cerdo, huevo y cebolla china; y el lomo saltado, fritura de papa, carne, cebolla, tomate y ají, sazonada con salsa de soya. Los postres son otra fuente de inventiva. La mazamorra morada, el arroz con leche, el suspiro a la limeña, el turrón de doña Pepa y los picarones, representan el lado dulce que acompaña la comida. El refresco de maíz morado, conocido como chicha morada, la cerveza y la Inca Kola, agua gaseosa de color amarillo, son bebidas tradicionales de Lima.