Las Villas Romanas de Hispania se unen en una red nacional

Integrada por nueve villas, la red nacional Villas Romana de Hispania pretende convertirse en un referente en el turismo arqueológico en España.

Foto: Archivo de Turismo 'Reyno de Navarra' (www.turismo.navarra.es)

La red nacional Villas Romanas de Hispania es un proyecto recién nacido formado por las villas de "Las Musas" de Arellano (Navarra), Almenara - Puras en Valladolid, El Ruedo en Almedilla y Fuente Álamo en Puente Genil (ambas en Córdoba), Fortunatus en Fraga (Huesca), La Olmeda en Pedrosa de la Vega (Palencia), La Loma del Regadío en Urrea de Gaén (Teruel), Veranes en Gijón (Asturias) y Villaricos en Mula (Murcia).

Abierta a nuevas incorporaciones, esta red persigue la investigación, conservación y difusión del legado histórico de estos enclaves que tienen en común el haber llevado a cabo en los últimos años actuaciones significativas de excavación científica, consolidación y conservación en los restos arqueológicos. Además, todas ellas cuentan con una infraestructura adecuada para las visitas.

Por otra parte, la red nacional Villas Romanas de Hispania pretende crear un itinerario cultural conjunto desarrollando programas pedagógicos y educativos para jóvenes y escolares así como promoviendo un proyecto de turismo cultural que aglutine todas las villas.

Las villas romanas eran lujosas residencias rurales que formaban el centro de una propiedad agrícola. Además, son el ejemplo más claro de edificación romana siendo actualmente un referente de la cultura romana en Hispania mostrando el modelo de organización del territorio del imperio así como las implicaciones culturales, sociales y económicas que caracterizaron la Hispania Rural durante varios siglos.

Dentro del territorio quedan restos en unas 500 villas, aunque sólo nueve forman parte de esta red nacional por cumplir con todos los requisitos necesarios para la visita y conservación. Como ejemplo, "Las Musas" de Arellano ofrece una visión sobre el mundo vinícola del siglo III d.C. y un viaje hasta los santuarios dedicados a Attis y Cibeles, mientras que La Olmeda es un palacio edificado en tiempos de Diocleciano y Teodosio I -entre los siglos IV y V-.