Las nueve estaciones de tren más bonitas del mundo

La revista norteamericana Newsweek ha elaborado una clasificación con las nueve estaciones de tren más bellas del mundo. La madrileña estación de Atocha, obra de Moneo, ocupa el noveno lugar de una selección que lidera la londinense de Saint Pancras.

La estación de tren es la primera imagen que se percibe del destino al que se llega. Su arquitectura y su estado de conservación, amén de la limpieza y la calidad de sus instalaciones calan en el ánimo del recién llegado como un anticipo de lo que le espera cuando abandone la estación y salga al exterior. Si la primera impresión es lo que cuenta, la estación de tren ha sido siempre un elemento clave. La revista norteamericana Newsweek ha querido rendir homenaje a las estaciones ferroviarias y ha elaborado una clasificación con, a su juicio, las nueve más bellas del mundo. Para elaborar este ranking, los autores se han basado en la belleza estética y en la armonía entre la arquitectura y los elementos decorativos.

El primer lugar de esta clasificación ha recaído en la londinense estación de Saint Pancras, que ha sido recientemente renovada para incorporar los servicios de alta velocidad del Eurostar que une la capital británica con la ciudad de París. Tras la culminación de este ambicioso proyecto, la estación londinense se ha convertido en lugar de encuentro y ocio, con tiendas, restaurantes y el champagne-bar más grande del mundo.

En segunda posición se sitúa la Estación Central de Nueva York, la más grande del mundo por número de andenes, que es visitada todos los días por más de medio millón de viajeros. Completa el podio la estación de Chatrapati Shivaji, en Bombay (India), que destaca por la fusión del estilo victoriano con los elementos arquitectónicos indios más clásicos. En el noveno lugar de la clasificación aparece la madrileña estación de Atocha. Inaugurada en el año 1851 con el nombre de Estación del Mediodía, constituye hoy el mayor complejo ferroviario de España tras la ampliación que firmó el arquitecto Rafael Moneo.