Las Mondas ya son fiestas de Interés Turístico Nacional

Las fiestas de Las Mondas, celebradas en Talavera de la Reina la semana después de Semana Santa, reciben la declaración de Interés Turístico Nacional. Su origen se remonta a un culto romano a la diosa de la agricultura Ceres.

Pablo Fernández

Considerada por numerosos etnólogos como una de las fiestas más antiguas de la Península, la celebración de Las Mondas recibió el pasado enero la denominación de Interés Turístico Nacional por parte del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio. Esta festividad de origen romano, la más popular de Talavera de la Reina, está históricamente documentada desde el siglo XV.

Su nacimiento se vincula a la diosa Ceres, nombre romano de la diosa griega Demeter, divinidad de la tierra cultivada y, fundamentalmente, del trigo. Sus leyendas se han difundido en todas las regiones del mundo helénico en que prospera este cereal. Durante la época visigoda, la fiesta se cristianizó y los talaveranos pasaron a realizar ofrendas a la Virgen del Prado, patrona de la localidad castellano-manchega. El origen del nombre de Las Mondas proviene del término latino Munda cereris, un término con el que se designaba a las cestas en las que las mujeres llevaban frutos, tortas y pastelillos para obsequiar a la diosa en busca de unas cosechas abundantes.

Las fiestas de Mondas comienzan el domingo de Pascua con el pregón de Mondas, que se realiza a caballo por diferentes barrios de la ciudad. No obstante, el momento culminante de la festividad tiene lugar el sábado siguiente al domingo de Resurrección. Entre los numerosos actos que se realizan destaca el cortejo de Mondas, un desfile de carrozas en el que participan villas cercanas y otras ciudades hermanadas con Talavera de la Reina. El cortejo, que discurre acompañado de dulzaineros, grupos folclóricos y soldadesca de los distintos pueblos, comienza su andadura en la plaza del Pan y finaliza en la basílica de Nuestra Señora del Prado. En el año 2009 participaron representantes de Faenza (Italia), Brön (Francia), Talavera de la Reyna (Perú) y Daira de Güelta (Sáhara).Tradicionalmente cierra la caravana el carrito de Mondas, tirado por dos carneros y engalanado con plantas aromáticas. Durante la semana de festejos son frecuentes los eventos taurinos, las conferencias, los conciertos y las hogueras nocturnas a orillas del Tajo. Aunque la tradición decayó durante el franquismo, la declaración de Fiesta de Interés Turístico Regional en 1983 inició un proceso de revitalización que comienza a dar sus frutos.

El alcalde de Talavera de la Reina, José Francisco Rivas, piensa que este reconocimiento es esencial para la cohesión de la localidad manchega. En su opinión, Las Mondas significan "la identificación de un pueblo con sus raíces, su tradición y su tierra". La pasión de los talaveranos por estas fiestas se resume en una frase: "Talavera no tiene Dios, ni Rey, ni Semana Santa"; expresión máxima de la devoción que sienten los lugareños por estas animadas fiestas.