Larung Gar, el pueblo de los 40.000 monjes a 4.000 metros de altura

Uno de los lugares más sobrecogedores que puedan presenciar nuestros ojos, sede del mayor centro budista tibetano de todo el planeta. Admirar sus calles es hacerlo a un lugar de otro planeta.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Natural_Pod / ISTOCK

Un imponente manto rojo que se extiende sobre las laderas de la montaña, miles de casas encaramadas a la colina que crean el laberinto perfecto y un gran monasterio central que exige todo el protagonismo de un lugar ante el que solo cabe constatar el asombro. Larung Gar es uno de esos destinos únicos en el mundo. 

Larung Gar de noche
AlexGcs / GETTY

Este lugar, ubicado a más de 4.000 metros de altura en pleno Tíbet oriental y a las faldas del Himalaya, es conocido mundialmente por sus enseñanzas a monjes y monjas budistas, que acuden a este lugar con el único fin de aprender todo sobre el budismo tibetano. De hecho, este centro ha servido durante años como el epicentro mundial de estas enseñanzas. 

Miles de casas pintadas en tonos rojizos crean la panorámica de Larung Gar
Miles de casas pintadas en tonos rojizos crean la panorámica de Larung Gar | Ming Keung Tam / ISTOCK

Las habilidades que deben superar los estudiantes llegados de gran parte de Asia son, entre otros, las clases de inglés, chino, medicina, astronomía o filosofía. En unos programas en los que se prima el conocimiento del entorno y en el que se premia la sabiduría lógica e histórica. 

Pero Larung Gar, la postal imposible del Himalaya, es un lugar al que solo unos pocos pueden acceder. Principalmente porque el acceso está restringido a extranjeros, a menos que consigas uno de los pocos pases oficiales que dan desde la ciudad. Pero también porque la ciudad más cercana a este lugar se encuentra a 650 kilómetros de distancia, por lo que hay que hacer un viaje de entre 13 y 15 horas en coche para llegar hasta el pueblo. 

Budistas tibetanos en Larung Gar, el Tíbet
Budistas tibetanos en Larung Gar, el Tíbet | southtownboy / ISTOCK

Este destino, en la actualidad, es el hogar de más de 40.000 monjes y monjas, que son los que viven en las cabañas rojas de madera que se pueden observar encalmadas a las laderas de la montaña. Unas viviendas que solo cuentan con dos o tres habitaciones y en las que no hay ni agua potable ni baño individual. 

Larung Gar al anochecer
Larung Gar al anochecer | southtownboy / ISTOCK

El epicentro de la ciudad

Toda ciudad tiene un centro neurálgico y en Larung Gar ese es su gran monasterio central, fundado en 1858 por el maestro tibetano Gelong Thubten Gyatso. Este monasterio es uno de los más grandes de todo el Tíbet y está considerado como uno de los lugares sagrados para el budismo. 

Camino que lleva hacia la ciudad de Larung Gar, con su monasterio central
Camino que lleva hacia la ciudad de Larung Gar, con su monasterio central | southtownboy / ISTOCK

Su interior alberga pinturas murales y decenas de estatuas de buda. Pero la gran particularidad de este centro es que es el único lugar de toda la ciudad que siempre recibe la luz del sol durante todo el día. Pero el monasterio, más que un centro de los estudios sagrados es un lugar de aprendizaje. 

Es aquí, concretamente, donde se ofrecen las clases de meditación, oración y retiro espiritual a los miles de estudiantes que, cada año, acuden a esta lejana ciudad para convertirse en un verdadero monje o monja tibetana. El epicentro de esta ciudad, sencillamente, ofrece una insuperable sensación de paz y tranquilidad. 

Ropa tendida en las alturas de Larung Gar
Ropa tendida en las alturas de Larung Gar | southtownboy / ISTOCK

Un paraíso tibetano en peligro

Las condiciones de la ciudad no son las óptimas para vivir y abastecer a 40.000 personas que habitan su interior. Pero el peligro que sufre este lugar no parte de las condiciones, sino de las políticas de confrontación que lleva años propiciando China. 

Pekín lleva décadas declarando la soberanía de esta región del Himalaya. Pero si por algo ha destacado históricamente el Tíbet es que ha pasado parte de su historia como una entidad independiente gobernada por dinastías Chinas o Mongolas. 

Monasterio de Larung Gar, rodeado de las miles de casas encaramadas a la colina
Monasterio de Larung Gar, rodeado de las miles de casas encaramadas a la colina | Wirestock / ISTOCK

Esos problemas políticos han desembocado en que el gobierno chino haya querido reducir su población en los últimos años. Tanto que el 20 de julio de 2016 se empezó a diezmar Larung Gar y a desalojar y desplazar a, al menos, la mitad de sus residentes.  

Ladera de la colina de Larung Gar
Ladera de la colina de Larung Gar | southtownboy / ISTOCK

Para los budistas tibetanos esta es una de las acciones más atroces que se han podido cometer en los últimos años, retirándoles la potestad de tener uno de los mayores centros de estudio del budismo tibetano de todo el planeta. 

Aunque siempre quedarán las sobrecogedoras imágenes aéreas que son la viva expresión del asombro.