Lamu, refugio de trotamundos

Jaime González de Castejón

Para comprender la esencia de Lamu, para descubrir el secreto de su historia, hay que centrar la mirada en un mapa, tratando de imaginar la dirección cambiante de los vientos monzónicos en el Índico. Y es que mucho antes de que Vasco da Gama consiguiera doblar el Cabo de Buena Esperanza en su ruta hacia la India -en 1497- los mercaderes árabes ya dominaban el comercio de la región aprovechando el sistema de los monzones para hinchar las velas triangulares de sus embarcaciones. En este milenario intercambio entre la costa oriental africana y los pueblos árabes, persas, indios e incluso chinos hunde sus raíces la cultura swahili, una rica amalgama de comerciantes, pescadores, marineros y grandes navegantes.