Lago de Como, cuando Italia irradia una sublime belleza 

Elegancia, lentitud y buen vivir: así es el reflejo alpino de uno de los destinos más bellos de Italia (y del mundo) 

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Janoka82 / ISTOCK

Una postal única e inigualable. Los pueblos, riberas y montes que enmarca el Lago de Como son, desde hace siglos, un claro sinónimo de romanticismo, belleza y elegancia. Una parte de Italia que se deja ver como una delicada joya a tan solo 50 kilómetros de Milán o el corazón de los Alpes. 

Este rincón del norte de Italia ha destacado siempre por ser sinónimo de lujo y por atesorar preciosos pueblos. Unas cualidades que le han servido históricamente para cautivar y enamorar a escritores, pintores, emperadores y políticos. Unos de los más conocidos fueron Napoleón Bonaparte y su esposa Josefina, que construyeron Villa Olmo (con una imponente arquitectura neoclásica) en la punta sudeste del lago, a escasos metros del pueblo de Como. 

Lago de Como, Italia
Lago de Como, Italia | Leila Kitlaeva / ISTOCK

Esta porción de la ‘dolce vita’ italiana, en la que tienen casa celebridades como Madonna, Donatella Versacce o George Clooney, abarca un área de 146 kilómetros cuadrados en forma de letra Y. O lo que es lo mismo: un lago que rodea más de 20 pequeños pueblos entre los que destacan Bellagio, Menaggio, Cernobbio, Laglio y Varenna, entre otros.

Estos pueblos y la sublime belleza que irradia el Lago de Como ha maravillado a lo largo de la historia a escritores como Gustave Flaubert, Mary Shelley y Stendhal, que reconocieron sus paisajes. 

Lago de Como, Italia
xbrchx / ISTOCK

También los músicos Gioachino Rossini, Giuseppe Verdi o Vincenzo Bellini quedaron cautivos por su belleza. De hecho, este último escribió su ópera Norma durante una temporada viviendo a orillas de este lago. 

Pero lo curioso es que el interés por este sublime accidente geográfico viene de mucho más atrás en la historia, remontándose a la época de los romanos. Estos fueron los que llevaron los laureles y olivos que hoy pueblan la zona. 

Lago Como, Italia
Lago Como, Italia | zodebala / ISTOCK

¿Qué ver en el Lago de Como? 

Montes y colinas que, en un juego casi geométrico, retienen las cristalinas aguas de esta perla azul. Pueblos pintorescos en los que los colores cálidos y pastel son religión. Callejuelas que dejan postales únicas con las flores como protagonistas. Pero también una gastronomía para chuparse los dedos. 

Nosotros te recomendamos que visites los cinco pueblos que, para nosotros, son los más bonitos de la zona: Brienno, Tremezzo, Menaggio, Varenna y Bellagio. Cinco perfectos ejemplos de pueblos encantadores y coquetos que encarnan toda la belleza de esta zona de Italia. 

Brienno 

No es, ni por asomo, uno de los más conocidos del Lago de Como. Aún así es uno de los más auténticos por su conjunto de casas colgadas sobre el lago. No es uno de los pueblos en los que podremos maravillarnos con grandes villas y casas palaciegas, pero su esencia destila pura elegancia por todos sus poros. 

Brienno, Lago de Como
Brienno, Lago de Como | e55evu / ISTOCK

Tremezzo 

Es uno de los pueblos que reúne las villas más bonitas de toda la zona. Es la definición exacta de cómo se percibe este lago: con pura elegancia y glamour. De aquí no nos podemos ir sin un precioso paseo al borde del lago, donde sacar la camara no es una opción... sino una obligación. 

Tremezzo, Lago de Como, Italia
Travel Faery / ISTOCK

No puedes irte de aquí sin visitar los jardines del parque Teresio Olivelli, un precioso rinconcito verde en el que pararse con el sonido relajante de las fuentes acompañado de unas bellísimas esculturas.  

Menaggio 

Es uno de los pueblos más reconocidos del Lago de Como. Lo es por ser uno de los más grandes y en los que más vida podemos encontrar, pero también por su precioso paseo al borde del lago con unas panorámicas para infartar. 

Pero el encanto de este pueblo se materializa en sus calles, en las que todo es vida y color y en las que podemos sentir el ajetreo de sus ciudadanos. Pero, sinceramente, lo más recomendable en este pueblo es caminar sin rumbo, dejándonos sorprender con alguna de sus panorámicas. 

Varenna 

Es, sin duda, uno de los pueblos que rezuma un encanto pescador. Y es que este pequeño emplazamiento de callejuelas empedradas refleja toda la esencia de lo que podemos buscar en un pequeño pueblo de pescadores. 

Varenna, Lago de Como
Varenna, Lago de Como | Borlorgraphy / ISTOCK

Recomendable es subir a sus alturas, para maravillarse con sus empinadas calles que acaban (como no) en las cristalinas aguas de lago. De hecho, una vez en el paseo a orillas del Lago de Como podrás encontrar varios comercios y restaurantes que le dan una identidad única. 

Bellagio 

Si hay un pueblo que debes visitar en una visita a este rincón sublime de Italia es, sin duda, Bellagio. Este pueblo de preciosas casas de tonos pastel con vistas al lago y calles empinadas es un sueño hecho realidad para cualquier viajero que se precie. 

Bellagio, Lago de Como
Bellagio, Lago de Como | Michal Ludwiczak / ISTOCK

Pero toda belleza tiene un precio: y este pueblo es uno de los más turísticos y masificados. Pero no nos confundamos... porque este pueblecito tiene mucho que ofrecer también en la temporada baja, perfecta para perderse por el inconfundible encanto de sus calles. 

¿Qué comer en el Lago de Como? 

Este rincón de Italia irradia belleza natural por todos sus poros, pero también tiene otros grandes placeres como su gastronomía. Unas comidas basadas en el pescado y que tienen varios platos estrella: los misultitt (pescado ahumado frito), la carpa frita, el risotto de filetes de perca o las truchas ahumadas siempre son un buen plato para maravillarse con el paladar. 

Si eres más de la cocina auténtica y de identidad, entonces debes dirigirte a los valles de alrededor, con ingredientes sencillos y sabrosos en los que destacan las gallinas camperas y las setas. Es aquí, en estas zonas alejadas de lo más conocido donde nos encontramos como esa verdadera comida casera capaz de reconfortar a los paladares más exigentes.