La huella de Gerald Brenan y de "Al sur de Granada"

Alcanzar la localidad de Yegen representa toda una aventura. Pero más complicada debió de parecerle a Gerald Brenan, que llegó hasta aquí en 1920 a lomos de un burro y se quedó entre estos lugareños durante siete años. En sus escritos, el famoso hispanista no tiene empacho al asegurar que Yegen se halla sobre uno de los miradores más bellos del mundo.

Escondido entre las estribaciones de la Alpujarra alta y a mitad de camino entre las villas históricas de Mecina Bombarón y Valor, donde el monarca Felipe II mandó a sus ejércitos para sofocar las revueltas de los moriscos, Yegen es un resumen en piedra y cal de las singulares características que alumbran la arquitectura tradicional alpujarreña. Recostado sobre las abruptas laderas que descienden desde los blancos picachos de Sierra Nevada, la localidad se extiende entre dos barrios cuya configuración urbana quedó establecida a principios del siglo XI, cuando los bereberes que poblaron las Alpujarras repartieron estas tierras entre alquerías y tahás dependientes primero del reino taifa de Granada y más tarde de las dinastías norteafricanas de los almorávides y almohades.

Durante el gobierno nazarita de Granada, ya en los siglos XIII, XIV y XV, Yegen y sus pueblos vecinos cobraron un especial desarrollo urbano y económico. Pero será después de la conquista cristiana cuando estas villas blancas, arracimadas como copos de nieve sobre las laderas verdes y pardas de la sierra andaluza, multipliquen su población por la llegada de los moriscos exiliados de la capital granadina. Por estos pueblos, de hecho, deambuló en su tiempo el rey Boabdil antes de su definitivo exilio al norte de África, expulsado para siempre de la tierra que lo vio nacer, gobernar y ser feliz.

Yegen tiene una iglesia mudéjar, una fuente de origen morisco de donde mana el agua fría y pura de la sierra y un puñado de casas blancas entre calles tortuosas y serpenteantes. Un panel de azulejos artísticos señala al viajero el lugar donde el escritor Gerald Brenan vivió, trabajó y mantuvo desatados amores con Juliana, una bella lugareña con la que tuvo a su hija, Miranda. Hoy la huella del autor de Al sur de Granada prevalece entre estas plazas mínimas, cálidas y soleadas, en torno a las cuales han abierto algunos negocios de turismo rural, tiendas de artesanía donde se fabrican mantas y jarapas y también pequeñas tascas en cuyas cocinas se elabora el contundente plato alpujarreño -huevos, patatas a lo pobre, pimientos y embutidos braseados- que tanto gustaba al ínclito inglés.

Restaurante Rincón de Yegen . Camino de las Eras, s/n. Tf: 958 851 270 y 958 851 276. www.aldearural.com/rincondeyegen
Hotel Alquería de Morayma . En la localidad de Cádiar. Tf: 958 34 32 21 y www.alqueriamorayma.com
Oficina de información turística de Alpujarra de la Sierra (término municipal al que pertenecen Mecina Bombarón, Yegen y Golco). Avenida José Antonio, 32. Mecina Bombarón. Tf: 958 851 001 y www.alpujarrasierra.com