La conquista del Polo Sur

La tarde del 14 de diciemnbre de 1911 la expedición del noruego Roald Amundsen alcanzaba el Polo Sur, 35 días antes que su rival Scott. El filme "Expedición al Polo Sur de Roald Amundsen" recoge en tiempo real esta gran aventura.

Roberto Solo

Por sus condiciones extremas, la Antártida es de los pocos lugares del planeta en el que los equipos de rodaje de películas de ficción han huido espantados. Por eso, Expedición al Polo Sur de Roald Amundsen (1910-1912) es un filme exclusivo que no ha seguido el camino del cine convencional. Su valor reside en el carácter documental que recoge a tiempo real la aventura del primer ser humano que quebró con su voz la soledad helada del Extremo Antártico. Fue la tarde del 14 de diciembre de 1911, por lo que este año se conmemora el centenario de la odisea. Su autor, director, productor y protagonista es el propio Amundsen, acompañado por un elenco de cuatro viajeros más que consiguieron ingresar en el libro de los grandes hitos de la humanidad, al mismo tiempo que, sin proponérselo, lograron personalizar una película del género de aventuras. Ahora este antiguo documento gráfico se ha restaurado y sonorizado con música actual, bajo registro del patrimonio de la Unesco como memoria del mundo y se puede conseguir en formato DVD.

Desde aquel año, todavía es escaso el número de personas que han pisado el Polo Sur. Si quiere pertenecer a ese privilegiado grupo, puede cumplir su sueño con agencias españolas especializadas que trasladan a los más intrépidos viajeros a ese espectacular desierto helado. El lugar de partida es Patriot Hills, el mismo que utilizan expedicionarios que quieren conquistar el Monte Vinson, el coloso de la Antártida. Hasta llegar a la estación científica de Amundsen-Scott, se realiza una travesía de fondo con esquís de 100 kilómetros a 3.000 metros sobre el nivel del mar.

En el otro extremo del mundo, las masas heladas de Groenlandia sí han servido como plató natural de películas como Airbender: el último guerrero. Como hiciera el vikingo Erik El Rojo, el guionista y director M. Night Syamalan (el mismo de El sexto sentido) instaló el cuartel general de rodaje en la población de Qerquertasuark, la única de la isla volcánica Disko, enclavada en el asombroso territorio de las laderas de los Montes de Basalto y sede de la Base de Investigación Ártica que estudia la flora y la fauna de Groenlandia. En la ciudad de Ilulisat, que significa iceberg, se filmaron las escenas de la fantástica aldea de la Tribu del Agua del Sur. Y si el Hotel Ártico fue una referencia para el equipo de producción, continúa siéndolo para descansar en un lugar limpio y acogedor.