Kutná Hora es la desconocida checa que encandila

La República Checa aún conserva algunos secretos entre sus fronteras en forma de ciudad entre los que se encuentra Kutná Hora, en Bohemia Central.

Foto: GETTY

La ciudad de Kutná Hora cumple este año el 20 aniversario de su entrada en la Unesco como Patrimonio de la Humanidad. Concretamente, su casco histórico, la Catedral de Santa Bárbara y la Catedral de Nuestra Señora la Asunción son los tres lugares que forman parte de esta lista.

Kutná Hora es una antigua ciudad minera que tuvo en la Edad Media su época de mayor esplendor llegando a competir en poder económico con Praga. Esto fue posible gracias a la extracción de plata de las minas desde, al menos, el siglo X hasta el siglo XVI cuando se inundaron. Fue entonces cuando se creó el conjunto arquitectónico tan variado que aún hoy se puede contemplar.

Lo más característico de Kutná Hora es casco histórico que está formado por un pintoresco laberinto de callejuelas y plazas que se extienden de modo irregular. Además, bajo estas calles existe otro mundo subterráneo, con una misteriosa red de pasillos, galerías y minas que hoy día se encuentran parcialmente terraplenadas o inundadas.

El suburbio urbano de Sedlec y el antiguo convento cisterciense forman también parte del casco histórico, asó como la Catedral de Nuestra Señora la Asunción. En esta zona de la ciudad también destaca el Osario de Sedlec, uno de los mayores atractivos de la ciudad, ubicado en el cementerio de Sedlec, en la capilla subterránea de la Iglesia de Todos los Santos que, originalmente, formaba parte de una abadía cisterciense. Lo más llamativo es su decoración bizarra, formada por arañas, pirámides, cruces y blasones de huesos humanos.

Con motivo del sus 20 años en la UNESCO, Kutná Hora ha creado un amplio programa de eventos que incluye conciertos de muy diversos estilos, exposiciones, festivales de teatro, entre otros.

// Outbrain