Joyas del modernismo de Barcelona (que no son La Pedrera ni la Casa Batlló)

Te descubrimos nuevos gritos arquitectónicos… y algún que otro secreto de Gaudí

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: StockByM / ISTOCK

Barcelona, ya se sabe, es un alarde gótico enrevesado por los sueños y fantasías de Gaudí. Pero lo que muchas veces se desconoce es que su panorama arquitectónico va mucho más allá de La Pedrera y la Casa Batlló, los dos grandes iconos del arquitecto que fue el máximo representante del modernismo catalán. Las dos obras fundamentales de los que llaman edificios con vida, tan impactantes por fuera como por dentro.

Casa Batlló, Barcelona | Nikada / ISTOCK

La espiral creativa de la ciudad condal, su capacidad de reinventarse a sí misma para mudar de rostro cada temporada, ha extendido sus tentáculos hasta el modernismo, ese movimiento artístico que tapizó la ciudad en su rompedor afán de democratizar la belleza.

Prodigiosos descubrimientos

Desde hace apenas un puñado de años, nuevos obras añaden más grandeza si cabe a esta factura modernista. Últimos gritos arquitectónicos que han dado una vuelta de tuerca al movimiento con la apertura al público de edificios que son exponentes de sus características, pero que hasta entonces permanecían en el anonimato, pertenecientes a familias apoderadas. 

Casa LLeó Morera | leochen66 / ISTOCK

Es el caso de las casas Lleó Morera y Ametller. Situadas en plena manzana de la discordia (ese tramo del Paseo de Gracia donde la burguesía barcelonesa vino a demostrar que las fachadas opulentas eran un signo de estatus social) se trata de dos joyas modernistas de gran impacto en el paisaje urbano.

Visitas guiadas

La primera, obra del arquitecto Lluís Domènech i Montaner, ofrece una visita guiada para admirar sus mosaicos, cerámicas, vitrales, esculturas y techos artesonados. La segunda, alumbrada por Josep Puig i Cadafalch, permite a grupos restringidos sumergirse en la decoración original de la que fuera la suntuosa vivienda de esta familia chocolatera.

Casa Ametller, Barcelona | Magi_Turmo / ISTOCK

También a Domènech i Montaner se debe el recinto modernista más grande de Europa, Sant Pau, que fue hasta hace poco un hospital en activo. Un impresionante conjunto de pabellones, conectados por pasadizos subterráneos, que condensa el esplendor catalán de principios del siglo XX.

Otros secretos de Gaudí

El complejo ocupa el equivalente a nueve manzanas del Eixample y consta de un majestuoso edificio principal y 27 edificios complementarios, casi todo construido en ladrillo visto y perfectamente combinado con elementos cerámicos y piezas escultóricas de piedra. El arquitecto incorporó influencias góticas, neogóticas, bizantinas en esta maravilla de gran valor artístico que la UNESCO reconoció en 1997 como Patrimonio de la Humanidad.

Sant Pau, Barcelona | momo11353 / ISTOCK

Pero tal vez el mejor descubrimiento de esta nueva hornada modernista sean los dos secretos de Gaudí recientemente desvelados: la Torre Bellesguard, erigida a los pies del Tibidabo en lo que fue un castillo medieval, y la Casa Vicens, en el barrio de Gracia, renovada para añadir brillo arquitectónico a esta ciudad que ha sido, es será todo un referente de la creatividad