Jordania, el sueño de Instagram: las 5 fotos que no hay que dejar de hacer

La belleza de este país lo convierte en uno de los más deseados en la red

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: Carlo107 / ISTOCK

La huella de asirios, persas y, especialmente, nabateos. El eco de los mercaderes de especias llegados desde muy lejos. La sabiduría de los beduinos en el desierto. Todo en Jordania es un sueño fotogénico, una imagen captada en un instante irrepetiblemente bello. Por eso a este país de Oriente Medio, Instagram lo quiere y venera. No en vano sus lugares se cuelan en los primeros puestos de los más deseados por las cámaras. Estas son las fotos que no hay que perderse en este lugar del mundo que es parte de la Tierra Santa que aparece mencionada en la Biblia:

1. Caminar por el desfiladero de Petra

Es la joya indiscutible, a la que nada puede eclipsar. El secreto de los nabateos es, tal vez, el enclave arqueológico más bonito del mundo. Por eso hay que hacerse la foto, tal y como nos enseñó Harrison Ford: recorriendo la maravilla del siq, una angosta garganta que raja la montaña a lo largo de más de un kilómetro para, de pronto, cuando uno menos se lo espera, desembocar en el Tesoro, la más icónica construcción del complejo, que es en realidad un monumento funerario erigido en el siglo I antes de Cristo.

Petra | cinoby / ISTOCK

2. En 4x4 por Wadi Rum

Como Lawrence de Arabia, pero en versión actual. Así hay que explorar las entrañas de este desierto cobrizo, uno de los más hermosos del planeta. Y así hay que hacerse la foto sobre este océano de arena, en cuyo escenario no faltarán las caravanas de camellos ni las dunas que se enmarcan bajo montañas de roca arenisca. Este paisaje, también llamado el Valle de la Luna, es un éxito asegurado para la red.

Wadi Rum | BethWolff43 / ISTOCK

Seis curiosidades sobre Petra, la "joya" de Jordania

3. Flotar el Mar Muerto

Así también hay que hacerse la foto, como manda la tradición (y la física). Es decir, flotando es este mar único en el mundo cuyas sales y minerales aúnan las propiedades de un spa con las de un flotarium natural. Por eso, y porque está ubicado a 410 metros bajo el nivel del mar y sus aguas son nueve veces más saladas que las del Mediterráneo, uno se puede retratar, para tirar de tópico, leyendo el periódico tranquilamente. O si no, embadurnado con esos lodos que (dicen) rejuvenecen la piel.

Mar Muerto | RuslanDashinsky / ISTOCK

4. Con miles de peces en el Mar Rojo

Caro, porque el buceo, diurno y nocturno, es otra de las actividades estrellas. Y este mar es famoso por albergar en sus aguas uno de los arrecifes más coloridos del mundo. Más de mil especies de peces, corales, crustáceos y mamíferos se encuentran en el mismo borde de estas aguas que permiten inmersiones durante todo el año. ¿Quién quiere perderse esta imagen?

Mar Rojo | ultramarinfoto / ISTOCK

5. En los cañones de Wadi Mujib

Nada como presumir de aventurero en la reserva natural situada a menor altitud del mundo: a 410 metros por debajo del nivel del mar. Un profundo cañón que se adentra en el Mar Muerto y que permite caminar, escalar e incluso atravesar a nado el laberinto de acantilados y áridas laderas bajo las que se despliegan estanques de agua esmeralda y poderosas cascadas. Este paisaje impresionante de agua y roca también resulta un marco ideal.

Wadi Mujib | BargotiPhotography / ISTOCK