Jordania: un desafío para los sentidos

Poner un pie en Jordania y notar el aroma del orégano y el comino, andar por las calles de Amman y comenzar a saborear las yawafas, unos pequeños membrillos muy fragantes que apenas se encuentran en ningún otro lugar del mundo, abrir los ojos a la inmensidad del desierto o flotar en el saladísimo Mar Muerto son algunas de las experiencias sensoriales que te ofrece uno de los países más sorprendentes de este planeta.

Viajar.es para Tui
 | 
Foto: Shuterstock

Y es que Jordania es la joya que apela a la historia por la que han desfilado civilizaciones como los hititas, hachemitas egipcios, asirios, babilonios, persas, griegos, israelitas, romanos, árabes, cruzados cristianos, mamelucos y turcos. Su situación geográfica en pleno desierto y lindando con Irak, Arabia Saudita, Israel, Palestina y Siria, son las claves para hacer que este sea el viaje de tu vida. Sin embargo, Jordania también es un país con playas, buena gastronomía y, sobre todo, gente amable que recibe con los brazos abiertos. Te proponemos algunas ideas:

Petra

Petra es el lugar de las emociones, de los rodajes de las películas de aventuras, del culto a los muertos. Es la estrella de Jordania y está considerada una de las 7 maravillas del mundo moderno. Excavada en la piedra, de ahí el nombre Petra, el asentamiento se localiza en un valle angosto, al este del valle de la Aravá que se extiende desde el mar Muerto hasta el Golfo de Aqaba. Petra está formada por centenares de sepulcros grabados en una roca rojiza que se conservan hasta hoy, amén de un enorme proscenio romano que identifica la fachada con altísimas columnas. Pero también es una ciudad formada por obeliscos, templos y altares que han hecho que este destino sea Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Si lo organizas con TUI, en el mismo viaje podrás disfrutar de Ammán, Madaba, Monte Nebo, Castillo de Shobak y Wadi Rum.

D.R.

Amman

Petra no es la única atracción de Jordania. Amman también es una ciudad de ensueño y la capital cuya historia se remonta al neolítico. Actualmente la Amman moderna está salpicada de zocos y enormes monumenos. Conviene destacar la Ciudadela, en el centro de la ciudad, donde podrán admirar el Templo romano de Hércules, el Palacio omeya, la Cisterna de agua Umayyad o la Torre de vigilancia Ayyubid. El lugar que no pueden dejar de ver es el amplio teatro romano del siglo II con capacidad para seis mil personas justo en el centro de la urbe y donde todavía se representan muchos espectáculos debido a su magnífica sonoridad.

.

Wadi Rum

Es el valle de la luna situado al sur del país, en una región montañosa formada por granito y arenisca. Los turistas que acuden se suelen ver muy sorprendidos por ser el paisaje que más se parece a lo que podría ser un escenario marciano. Es sin duda una visión única del desierto. Aunque aún no hayas ido, en realidad ya lo conoces porque la cinta Lawrence de Arabia, dirigida en 1962 por David Lean y protagonizada por Peter O'Toole, muestra este desierto amarfilado en toda su plenitud. También lo has podido ver en otros rodajes como Misión a Marte (Brian De Palma) o Planeta Rojo (Antony Hoffman), ambas rodadas en el año 2000. ¿Recuerdas Rogue One: una historia de Star Wars (2016), Prometheus (2012) de Ridley Scott o La noche más oscura (2012), sobre la caza de Bin Laden? Efectivamente, también fueron rodadas allí.

.

Mar Muerto

¿Alguna vez has querido levitar? La sensación de bañarse en el mar interior más salado que existe produce precisamente esa impresión del volar sobre una superficie cálida, muy agradable. El mar muerto es, además, una fuente de salud para la piel, con propiedades cauterizantes con las cuales, incluso, se hacen, cosméticos de alta gama.

La acción de las propiedades curativas de la sal, junto a las microalgas y organismos son tan eficaces para combatir algunas enfermedades dermatológicas que los baños están recomendados para el tratamiento de la psoriasis, la dermatitis, la artritis y artrosis, así como del estrés o también los problemas musculares. Las arcillas pueden además contribuir a la mejora de enfermedades reumáticas e incluso a la mejora de los síntomas de las alergias y enfermedades autoinmunes. Lo que si es importante es la protección solar ya que estamos hablando de un oasis en mitad del desierto.

¿No sabes nadar? Tampoco es un inconveniente. El agua salada es tan densa, diez veces más que cualquier otro mar, que ahogarse es materialmente imposible. Los cuerpos flotan sin remisión.

Shhuterstock

Organiza tu viaje a Jordania con TUI.

TUI es la empresa mayorista especializada en grandes viajes, que te facilita las mejores condiciones y precios. Acércate a tu agencia de viajes habitual y pregunta por ella.

.