El Jardín Majorelle: sobredosis de color en Marrakech

El jardín Majorelle es uno de los lugares más bonitos que se pueden visitar en Marrakech y seguramente, uno de los jardines más hermosos del mundo. Descubre la historia de este maravilloso lugar que fue primero oasis de un conocido pintor francés y luego recuperaron el modisto Yves Saint Laurent, gran enamorado de Marrakech, y su pareja, Pierre Bergé.

Sibila Freijo
 | 
Foto: Balate Dorin

El origen de este maravilloso lugar tiene lugar cuando el pintor francés Jacques Majorelle (1886-1962), enamorado de la ciudad de Marrakech, compra una finca rodeada de palmeras y hace construir un chalet art-decó al estilo de Le Corbusier. Instala la vivienda principal en el primer piso y deja la planta baja como estudio donde pintar sus lienzos.

Además de pintor Majorelle era un enamorado de la botánica y la jardinería así que se dedica a traer a su jardín de Marrakech plantas de los cinco continentes: catus, palmeras, buganvillas, cocoteros, bananeros y todo tipo de plantas exóticas..todo un sueño para los sentidos.

Además de esto, en 1937, decidió pintar de un azul intenso las paredes del edificio principal, un tono que se hizo tan famoso que dio origen a un color "el azul Majorelle".  El artista abrió su jardín al público en 1947.

Balate Dorin
Balate Dorin

Majorelle muere en un accidente de coche en 1962 y su jardín queda abandonado y olvidado.

Es entonces cuando Yves Saint Laurent y su pareja sentimental, Pierre Bergé fundan la "Asociación por la Conservación  del Jardín Majorelle".  Comprar el jardín, la casa y el estudio y se centran de lleno en su reconstrucción. Una de las cosas que hacen es completar aún más el exuberante jardín con decenas de especies nuevas (de 135 a más de 300). Dejan una parte de la vivienda para uso privado y el taller lo transforman en Museo de Artes Islámico de Marrakech, donde exponen su colección personal de objetos del Magreb, Oriente Medio, África y Asia

Balate Dorin
Alan_Lagadu

Hoy en día, más de 20 jardineros se ocupan del recinto y es uno de los lugares más visitados y más turísticos e imprescindibles que visitar en Marrakech