Las islas de la luna llena

Ko Samui, Ko Pha-Ngan y Ko Tao, en Tailandia, esconden paraísos tropicales donde recuperarse de sus famosas fiestas bajo el cielo estrellado

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: jaturunp / ISTOCK

Conforman el triángulo isleño de la Costa del Golfo, con idílicas playas resguardadas por la selva y coloridos jardines de arrecifes. Un edén, en definitiva, que resulta ideal para practicar el submarinismo en un enclave al que muchos consideran la meca de este deporte en Tailandia.

Starcevic / ISTOCK

A ello se debe la visibilidad de sus aguas, la deslumbrante variedad de anémonas que comparten hogar con peces de mil tonalidades y, sobre todo, la competencia entre los centros de buceo que ha propiciado que los cursos para obtener un certificado sean realmente económicos. 

Adam Höglund / ISTOCK

 Pero aunque los fondos son una de las grandes bazas de estas tres islas tailandesas, aunque también su entorno natural (con poderosas cascadas que surcan la vegetación) serviría para justificar el viaje, aunque incluso hay bellos pueblos de pescadores donde disfrutar de un relajado estilo de vida, aquí se viene en busca de fiesta. De la famosa fiesta de la luna llena.  

4FR / ISTOCK

A finales de los años 80, un grupo de mochileros decidió congregarse a orillas del mar. Habían llegado a la perezosa isla de Ko Pha-Nga en busca de un retiro espiritual donde practicar yoga y bañarse en las aguas tranquilas. Pero esa noche había luna llena y la idea fue entonar sus guitarras, avivados por la luz de una hoguera. Así, con este encuentro sencillo e improvisado, se sembró el germen de lo que es hoy la Full Moon Party, la fiesta playera más famosa del mundo. 

Phurinee / ISTOCK

Tres décadas después, miles de jóvenes de todos los rincones acuden cada mes a su cita en este exótico territorio, concretamente en la playa de Haad Rin donde el amanecer irrumpe al son de música electrónica y se vive un auténtico desenfreno aderezado con espectáculos de fuego, luces ultravioleta, maestros del body painting

tupikov / ISTOCK

La fiesta de la luna llena no sólo ha dado lugar en la isla a la réplica de la Half Moon Party (que se celebra otras dos veces al mes en plena jungla) sino que además ha contagiado el fervor festivo a sus hermanas del golfo. Ko Samui y Ko Tao también exhiben esa atmósfera hippy, un tanto ibicenca, en la que uno parece vivir recuperándose de la noche anterior. 

jaturunp / ISTOCK

El contrapunto a estas fiestas bajo el cielo estrellado lo ponen los tratamientos de salud que se practican en Ko Samui, la tercera isla mayor del país, que está excelentemente conectada con Bagnkok y atrae a numerosos turistas gracias a sus modernas instalaciones, lujosos complejos y restaurantes a pie de mar.

faust__ / ISTOCK

Aquí proliferan los spas excelentes donde entregarse a programas para compensar tanta nocturnidad. Famosos, por ejemplo, son los llamados regímenes de ayuno Límpiame, que tienen su epicentro en la zona de Lamai. 

Jason Hosking / GETTY

Y para quienes precisen de más tranquilidad, se recomienda una maravillosa visita: la del Parque Nacional Marino de Ang Thong. Es una popular excursión desde Ko Samui, en cuyas agencias puede contratarse el circuito. Un paisaje surrealista formado por escarpadas islas calizas que flotan deshabitadas entre mares de color esmeralda.

Nadzeya_Kizilava / GETTY

Bordeadas por playas doradas y tapizadas de una lujuriosa vegetación que se abre paso por acantilados caprichosos, el paseo en bote permite contemplar la belleza del conjunto, detenerse a nadar en sus aguas con aleta y tubo para descubrir increíbles criaturas y recuperarse al fin de las incombustibles fiestas de la luna llena.