Islas Azores, un paraíso para disfrutar del mar

Ballenas y buceo en un enclave único

Viajar para Turismo de Azores
 | 
Foto: Jose Antonio Rodrigues

Islas volcánicas preservadas y poseedoras de una naturaleza exuberante y belleza mística, donde el visitante es recibido como un invitado especial que, en condiciones óptimas de seguridad, tiene a su disposición una extensa variedad de actividades y productos, ya sea en tierra o mar.

En los 2.325 km2 que componen el territorio insular de las 9 islas de las Azores residen 246,772 personas. Las islas del archipiélago se dividieron en tres grupos geográficos: el Grupo Oriental, compuesto por Santa María y San Miguel, el Grupo Central integra las islas de Terceira, Graciosa, Sao Jorge, Pico y Faial, y el Grupo Occidental constituido por las islas de Corvo y Flores. Las Azores, junto con los archipiélagos de Madeira, Canarias y Cabo Verde definen la región biogeográfica de la Macaronesia, que significa ‘islas afortunadas’, para quienes las habitan y quienes las visitan.

La observación de cetáceos es una de las experiencias únicas que podrá experimentar en las Azores. A principios de la década de los ochenta, pocos años después de la prohibición de la caza de ballenas, el European Best Destination designó a las Azores como uno de los mejores sitios del mundo para observar de cerca 25 especies, entre residentes y migratorias, de cetáceos. ¡Una verdadera experiencia que el viajero no se puede perder!

Entre las especies más comunes al observar está el Cachalote, el gigante de los mares inmortalizado en el clásico Moby Dick, con dimensiones que pueden alcanzar los 18 metros de largo y las 44 toneladas de peso. Otras especies comunes en los mares de las Azores son la Ballena Azul y la Ballena Común. Es muy probable que durante el paseo en barco en una salida para observación de cetáceos, se encuentre con otras especies marinas, como la Tortuga Boba o el Delfín. No podemos olvidar el papel importante de aquellos que se quedan en tierra y que, sin los cuales, la probabilidad de avistar estas especies sería mucho menor. Estamos hablando de los vigilantes, hombres y mujeres que, desde el puesto de la guardia y con sus ojos entrenados, buscan ballenas en la superficie del agua, a través de los binoculares, cuya posición será comunicada a la embarcación.

Aún en tierra, la presencia de las ballenas también se hace sentir en el patrimonio que ha sido recuperado y preservado a lo largo de los años y que puede ser visitado en los museos públicos y privados existentes en algunas de las islas.

Un fondo marino por explorar

Las Azores son el lugar perfecto para la práctica de buceo por la diversidad de los innumerables spots que proporcionan desde inmersiones costeras, abrigados por las bahías, hasta los bancos submarinos, convirtiéndose en un destino que fácilmente se adapta a los diversos grados de experiencia del buceador.

Además de ser considerado uno de los destinos más sostenibles del mundo, por Green Destinations, el archipiélago de las Azores opta a convertirse en el primer archipiélago del mundo de Turismo sostenible, un verdadero ejemplo para las mejores prácticas de gestión del destino, involucrando a las comunidades locales y evitando los problemas de exceso de turismo.