Isla de Flores, el refugio salvaje de Indonesia

Surgidas dentro del cinturón de fuego del pacífico, y moteadas de playas, islotes cubiertos de jungla y humeantes volcanes, esconden un festival de vida y color todavía oculto para muchos. 

Beatriz Hernández
 | 
Foto: joakimbkk / GETTY

Entre las 17.000 islas con las que Indonesia recibe al que se adentra en su exuberante naturaleza, la isla de Flores -situada al este del país asiático- es el destino donde buscar lo que todavía es auténtico: selvas, volcanes, playas y arrozales ribetean sus hechuras, todavía fuera del circuito turístico del que sus vecinas Bali, Lombok y las islas Gili ya forman parte. 

fototrav / ISTOCK

Bautizada así en el siglo XVI por los colonizadores portugueses, la Isla de las Flores esconde bellezas tropicales como Labuanbajo, en su extremo oeste, ciudad turística con enclaves para el submarinismo, se encuentra inmersa en el Parque Nacional de Komodo, que también comprende varias islas cercanas. En esta parada, aparecen playas de arena rosa custodiadas por los infinitos y salvajes bosques que las rodean.

rappyperry / ISTOCK
PRADEEP87

Es en el interior de la isla donde los volcanes destacan por su incomparable belleza y no por su peligrosidad. Uno de ellos, el Kelimutu se encumbra rodeado de tres lagos a los que dota de cambiantes y distinguidos colores. Al compás de la actividad geológica que emerge del interior de cada uno de sus cráteres, se transforman de forma independiente unos de otros. Rojo, marrón, azul turquesa o verde, son algunas de las fascinantes tonalidades que tiñen sus aguas.

joakimbkk
joakimbkk

No cabe duda, de que ver como el sol se cuela por ellos durante el amanecer es uno de sus mayores encantos. Además, para los habitantes de la Isla, este monte ubicado en la pequeña aldea de Moni, es un cobijo sagrado y espiritual, ya que mantienen viva la creencia de que tras la muerte su alma se sumergirá en uno de estos tres lagos.

Kanawa_Studio / ISTOCK

Y junto a estas zonas de montaña y valle que presiden uno de los parajes más salvajes y desconocidos de Indonesia, late con fuerza Bajawa, el corazón de la Isla de las Flores. Punto estratégico para conocer la cultura local y adentrarse en los tejidos, arquitectura y tradiciones de la etnia Ngada, la comunidad indígena de la ciudad, además de broche final a nuestro recorrido por la Isla. Una de los últimos refugios indonesios contra el turismo masivo donde todavía es visible un vibrante, insólito y poderoso paraíso. 

angki sumanang