Irati, la selva que te atrapa

Nos adentramos en la Selva de Irati desde Orbaizeta, la puerta occidental de este mítico parque, donde caminar por caminar supone un auténtico placer. El otoño trae el esplendor a Irati. A principios de octubre la hojarasca de hayas, abetos, alisos y robles compone una acuarela de verdes, amarillos, pardos, rojos, cobrizos y rojizos, en un impresionante derroche de hermosura. El follaje recubre el suelo como un suave anaranjado y el musgo envuelve de verde las rocas, cubre las raíces y trepa por los troncos. El bosque atrapa al visitante en un encantador hechizo. Esta joya, es uno de los bosques más extensos y de mayor riqueza medioambiental de toda Europa y guarda un encanto insuperable.