El impresionante salto del Nervión

Con una caída de 222 metros de altura, el salto del Nervión es el salto de agua más grande de la Península Ibérica.

Miryam de Muro
 | 
Foto: Mimadeo / ISTOCK

Situado en el límite entre Burgos y Álava, el salto del Nervión es uno de los reclamos turísticos más importantes de la zona.

Por el desfiladero de 222 metros de altura, el agua cae creando un auténtico espectáculo visual, adornado por las vistas del Valle de Délica, que se extienden frente al mirador del Salto del Nervión.

Además, las paredes rocosas que rodean el valle están habitadas por aves rapaces tales como los buitres leonados, águilas, halcones y alimoches. Esta zona, junto al Monte Santiago, acoge también a lobos, corzos, nutrias, gatos monteses y ardillas, en un entorno en el que predominan los bosques de hayas.

En el salto del Nervión nace el río Nervión que riega las rías de Bilbao, fruto de la confluencia de los arroyos Urita, Iturrigutxi y Ajiturri, nacidos en las sierras vascas de Gibijo y Guillarte. Estos arroyos son estacionales, por lo que es recomendable visitar el salto del Nervión en época de lluvias o deshielos para que haya algo de caudal.

Para conocer este hermoso paraje, se recomienda estacionar el coche en el aparcamiento a la entrada del Monte Santiago, o frente al Centro de Interpretación del Salto del Nervión; y desde allí, caminar 2 kilómetros por un camino de piedra hasta que nos encontremos de frente con nuestro ansiado destino.