Ibiza: el paraíso, a un paso

Esta isla es sinónimo de playas idílicas y aguas turquesas, de puro Mediterráneo… Y es también, cada vez más, destino de turismo familiar y gastronómico. Por todas estas razones y muchas más... ¡Ibiza, allá vamos!

Viajar para Ibiza.travel
 | 
Foto: D. R.

Ibiza es una isla llena de posibilidades. Tantas, que no habrá viajero que no encuentre en ella el escenario perfecto de infinidad de planes a su medida. Junto al turismo de sol y playa, el cultural o el de ocio, la oferta para el turismo deportivo, el gastronómico y el familiar se consolidan, ganando cada temporada mayor presencia. 

Como destino familiar, son muchos los establecimientos hoteleros, locales y entidades públicas que ofrecen propuestas específicas para este segmento. Una amplio abanico de opciones en las que las familias pueden disfrutar en un entorno creado en exclusiva para ellas. Los más pequeños podrán jugar en la playa o la piscina, realizar actividades acuáticas, sumergirse en las profundidades del mar y acercarse a la naturaleza de la isla, a través de actividades como el senderismo, paseos a caballo, escalada… 

ibiza
Xescu Prats

Las posibilidades de diversión son de lo más variadas y cada día en la isla puede convertirse en una aventura: desde un día a bordo de un barco, a conocer los pueblos de interior a través de sus fiestas y folclore, a visitar mercadillos artesanales o asistir al teatro y otros espectáculos infantiles.

Deporte en un escenario único

En cuanto al turismo deportivo, Ibiza es ya un referente, no sólo en lo que a la organización de grandes pruebas se refiere, sino también por ser un destino donde el deportista va a encontrar facilidades y todas las comodidades para poner en práctica su disciplina favorita: ciclismo, senderismo, deportes acuáticos… 

ibiza
Posidonia en los fondos marinos de Ibiza. | D. R.

Ibiza cuenta con los servicios e infraestructuras adecuadas para cubrir las necesidades del viajero más activo. Además, las facilidades de acceso en barco a la isla, con frecuentes conexiones, hacen posible llegar con la bici o incluso el coche para transportar todo el material deportivo necesario.

Puerto y casco antiguo de la ciudad de Eivissa. | Mateu Benàssar

Tierra y mar de puro sabor

Por último, si hay algo por lo que es reconocida Ibiza es por su gastronomía, una deliciosa cocina basada en los productos de temporada y de cercanía: carne de calidad, como el cerdo, el cordero o el pollo payés; pescados y mariscos, como la gamba roja ibicenca o el atún rojo; las verduras frescas, las frutas, los huevos… 

El origen de mucha de esta excelencia se encuentra en la tierra roja ibicenca, una tierra de alta concentración de hierro y sulfatos (lo que le aporta su característico color rojizo) y muy permeable. Es perfecta para el cultivo todo el año ya que su capacidad para retener agua le permite producir incluso en tiempos de pocas lluvias. 

ibiza
Paisaje interior del campo ibicenco.  | Xescu Prats

Un paseo por algunas de las zonas que concentran mayores extensiones de cultivos, como es Santa Gertrudis o Sant Mateu y Santa Agnès, permite observar la belleza de un campo preparado para ofrecer deliciosos frutos que, además de ser la base de platos que pueden degustarse en los restaurantes de la isla que apuestan por el producto local, pueden ser adquiridos por el público en general en los mercados agrícolas. Entre ellos destaca el Forada, punto de encuentro de productores locales y ecológicos que se celebra cada sábado . Un lugar de ambiente relajado en el que se puede disfrutar, además, de actividades complementarias como talleres infantiles. También en la Cooperativa de Sant Antoni tiene lugar cada viernes el mercado de producto local agrícola y de Km 0. 

ibiza
Frita de calamar, uno de los platos más típicos de Ibiza.  | Vicent Mar

La cocina ibicenca seduce por su intenso sabor y cuidada elaboración, donde desde la plantación, la siembra, recogida y elaboración del producto se deja sentir el cuidado y el amor con el que los productores trabajan la materia prima.