Ibiza, abierto por vacaciones

Esta isla, verde de pinos y sabinas y azul de Mediterráneo, es el entorno ideal para disfrutar de un viaje largamente soñado. 

VIAJAR para Consell d'Eivissa
 | 
Foto: Jordi Serapio

Tras meses de aislamiento y de restricciones, Ibiza abre sus puertas a unas vacaciones inolvidables. Cosmopolita y moderna, y al mismo tiempo aferrada a su esencia y sus tradiciones, Ibiza ofrece, en sus poco más de 570 kilómetros cuadrados de superficie, miles de pequeños tesoros escondidos y diversidad de opciones para una escapada perfecta. Un destino que es muchos destinos, porque permite vivir experiencias a la medida de cada viajero, desde el aventurero, al familiar, al amante del turismo activo o al que prefiere el relax más absoluto.

Gracias a un envidiable entorno natural, un valioso legado histórico y cultural, una gastronomía increíble e inolvidables experiencias de ocio y tiempo libre, Ibiza sorprende siempre por una amplia y cuidada oferta para todos los gustos, todas las edades y todas las inquietudes. 

Sus características naturales y su suave clima mediterráneo la convierten, además, en el espacio idóneo para la práctica del deporte al aire libre y en pleno contacto con la naturaleza: buceo, senderismo, natación, tenis, vela, golf... son algunas de las posibilidades que brinda la isla para la práctica deportiva amateur aunque en los últimos años, Ibiza se ha convertido también en un referente en la organización de eventos deportivos de competición de ámbito nacional e internacional, como la vuelta Cicloturista a Ibiza, La Ruta de la Sal, el Ibiza Maratón, la vuelta a la isla en MBT, los Tres días de Trail ibiza, el Ibiza Half Triathlón o la Media Maratón.

Playas, naturaleza y tradiciones

Fondos marinos de Ibiza, poblados de posidonia. | Manu San Félix

Los pinos y las sabinas que cubren de verde los montes y el paisaje interior de la isla contrastan con los kilómetros de aguas cristalinas que deben su tonalidad azul turquesa a las praderas de posidonia, reconocidas por la Unesco como Patrimonio de la Humanidad y uno de los mayores tesoros marinos que guarda la isla. Las playas de arena fina y dorada comparten kilómetros de costa con recónditas calas, cuevas naturales e insólitos paisajes desde los que disfrutar de cada momento.   

Pero más allá de la belleza de su litoral, la isla acumula siglos de historia, tradición y costumbres que esperan ser descubiertas. Por un lado, es una isla cosmopolita, moderna, divertida y por otro, Ibiza conserva esa esencia propia de los pueblos que mantienen con orgullo su historia y tradición. Una sociedad abierta pero orgullosa de sus raíces y sus costumbres, presentes en las muestras y los mercadillos de artesanía y también en la Moda Adlib, una industria única y singular que recoge en sus diseños el espíritu y la esencia de la propia isla. 

Belleza interior

Casco histórico de Dalt Vila y el puerto. | Vicent Marí

El recinto amurallado de Dalt Vila, declarado Patrimonio de la Humanidad junto a los restos del asentamiento fenicio de Sa Caleta, alberga entre sus calles multitud de bienes de visita obligada para quienes esperan revivir un rico pasado forjado en rincones únicos y mágicos. La rica historia de la isla y el valioso legado que dejaron en ella grandes civilizaciones tiene también en el Museo Arqueológico de Puig des Molins un punto de visita obligada. Más de tres mil hipogeos conservados en la mayor necrópolis púnica del Mediterráneo que conserva su esencia bajo la atenta mirada de Tanit, la Diosa ibicenca cuya imagen se expone en el Museo Arqueológico. 

Saliendo de la ciudad, el recorrido ofrece un viaje en el tiempo a través de las iglesias rurales que salpican todo el territorio insular. Pequeñas y blancas construcciones que evocan un pasado agrícola y austero que aún hoy está muy presente en los pueblos más alejados de la costa, lugar en el que se conservan imponente torres de defensa construidas en la antigüedad para defender a la población de los constantes ataques piratas que sufría la isla.  

Iglesia de Sant Jordi de Ses Salines. | Aj. San Josep de sa Talaia

Los amantes de la buena cocina encontrarán una amplia, rica y variada oferta de platos con la calidad y sabor que solo pueden ofrecer los productos frescos y de kilómetro cero. La oferta gastronómica se abre a todos los paladares y exigencias, desde los restaurantes familiares de cocina tradicional hasta exclusivos locales liderados por cocineros de renombre nacional e internacional. Ibiza se abre al sol, al mar, a la historia, a la cultura, al patrimonio y la gastronomía, concentrando, en poco espacio, a todas las islas en una. 

Tags:

ibiza