Las Hurdes, la insólita comarca del Ciripolen, la Enramá y las alquerías

Ven a conocer una de las tierras más vírgenes y auténticas de Europa

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: dgmsgallery / ISTOCK

La España húmeda se vuelca en el norte con la intensidad que la latitud le otorga por derecho propio pero, más al sur, en la parte más septentrional de Extremadura, una comarca reclama su derecho como parte de ella, sumida en un impactante escenario de valles, montañas, ríos serpenteantes que forman meandros sublimes y pueblos encaramados en laderas que parecieran anclados a ellas a golpe de tradición.

Mónica Ramos Macías / ISTOCK

Las Hurdes es un territorio único, una de las zonas más vírgenes y auténticas de Europa, aislada a lo largo del tiempo por su orografía pero abierta y acogedora; un destino insólito que ha sabido conservar su esencia como pocos, ofreciendo a su vez experiencias irrepetibles y una oferta variada y muy cuidada de alojamientos y establecimientos de restauración que convierten cualquier estancia en un viaje «cinco estrellas».

Vivir Las Hurdes con toda su esencia

La espectacularidad de la naturaleza en esta parte de Extremadura sólo es comparable a la inusual personalidad hurdana de los núcleos de población que se diseminan por su territorio, formando una simbiosis perfecta con el entorno en lo que representa una de las señas de identidad más valoradas de esta histórica comarca.

dgmsgallery / ISTOCK

La actividad de los habitantes de los más de cuarenta pueblos – conocidos aquí como alquerías – ha ido modelando en el tiempo el paisaje de Las Hurdes a imagen y semejanza del carácter y el sentir de sus más arraigadas costumbres y tradiciones. El ejemplo más llamativo lo encontramos en las laderas del accidentado relieve de la comarca, donde se suceden casi geométricamente innumerables bancales o paredones, como son conocidos localmente en la zona.

Martinred / ISTOCK

El pasado aislamiento ha propiciado, a su vez, la conservación de una arquitectura típica y distintiva de la comarca, regalándonos auténticos tesoros que nos retrotraerán a épocas pasadas. Recorrer las calles de algunas de las alquerías de Las Hurdes como las de Aceitunilla, Sauceda, El Moral, Ríomalo de Arriba, Martilandrán, La Horcajada y, sobre todo, El Gasco, suponen una de las experiencias más genuinas que podemos vivir en un área rural dentro de nuestras fronteras.

Charly_Morlock / ISTOCK

Precisamente presidiendo El Gasco desde las alturas nos topamos con uno de los iconos de la comarca y un lugar único en el mundo, el Volcán de El Gasco, que no es en realidad un volcán, sino el producto de la caída de un meteorito. A sus pies, siguiendo el curso del río Malvedillo, podremos llegar hasta el impresionante Chorro de la Miacera o de la Meancera, una caída de agua de más de cien metros de altura de una enorme belleza.

dgmsgallery / ISTOCK

Una caída que es sólo una muestra de la gran riqueza acuífera de Las Hurdes, donde existen cinco ríos, más de veinte piscinas naturales y otros espacios ligados al agua que no podemos perdernos como el Meandro del Melero, el Chorro de los Ángeles o el Chorrituelo de Ovejuela.

Tradición con mayúsculas

Quizás no muy conocido, Las Hurdes es una de las zonas de producción de miel más importantes de toda Europa, muchas veces reconocida por la alta calidad de sus producciones, su carácter artesanal y su ancestral dedicación a este oficio. Fruto de ello es la variada y amplia gama de productos derivados de la miel que se pueden obtener en la comarca; uno de ellos, el Ciripolen – la bebida creada por Cirilo Marcos Domínguez -, que se hizo famosa durante la década de los noventa alrededor del mundo, es hoy en día uno de los emblemas históricos de Las Hurdes.

Martinred / ISTOCK

Una historia cargada de tradición y acervo cultural que cuenta con dos representaciones realmente interesantes. Dos fiestas declaradas de Interés Turístico Regional que encarnan ese cuidado folclore hurdano. Por un lado, la curiosa Enramá de Pinofranqueado, en la que podremos vivir de cerca un enraizado rito de emparejamiento acompañado por una de las esencias de esta tierra: el personaje del tamborilero; y, por otro lado, el Carnaval Hurdano, con sus peculiares antruejos, tradición pura que nos sumergirá en antiquísimas costumbres.

Juan Ignacio Rodríguez Moronta / ISTOCK

Un sinfín de acicates que nos invitan a descubrir esta insólita y maravillosa comarca extremeña que nos abre sus puertas en mitad de parajes deslumbrantes que nos trasladarán a un mundo que creíamos perdido.