Hungría. El país de las maravillas

Un destino perfecto para desconectar de la rutina y relajarse en el país con más manantiales de aguas termales del continente. Un lugar lleno de historia y tradición, repleto de tesoros por descubrir.

Viajar.es para Icárion
 | 
Foto: D.R.

Este pequeño país ubicado en el corazón de Europa conserva la grandeza de su historia y sus monumentos. La capital, Budapest, no deja indiferente al viajero cuando contempla el diseño de su entramado urbano y la arquitectura de sus edificios únicos. No hay que olvidar la completa oferta de ocio de la ciudad y sobre todo la cantidad de balnearios a disposición de los amantes de la calma y el relax.

Pero Hungría atesora algo más que las maravillas de Budapest pueblecitos como Esztergom, donde se encuentra la singular Basílica de San Adalberto, o el lago Balaton, en cuyas orillas se localizan ciudades con encanto como Balatonfüred y Veszprém.

D.R.

Destacar también Györ, con un magnífico centro histórico con edificios profusamente adornados. Por su parte Sopron tiene restos antiguos pertenecientes al Imperio romano. Pecs, situada al sur del país, a los pies de los montes Mecsek, abre la puerta a una naturaleza singular en el país.

Otros encantos llegan de la mano de su cuidada producción vitícola y una gastronomía que potencia los sabores y calidad de la carne de caza.

En definitiva Hungría es un país perfecto para coger fuerzas relajándote en sus medievales baños turcos en cualquier época del año, disfrutar de su buen vino y donde el entramado urbano ofrece al viajero un contraste de historia y ambiente moderno que no te dejará indiferente.

Aguas termales y Spa

Los efectos curativos de las aguas de Hungría ya se conocían en la época romana, y hoy es destino primordial del turismo sanitario, terapéutico y balneario. El país es especialmente rico en aguas termales y se pueden encontrar casi 1500 de estos manantiales con más de 270 tipos diferentes de aguas minerales y medicinales. Un dato de interés es que el 80% del territorio del país disfruta de algún tipo de agua termal.

Algunos de los balnearios más emblemáticos son el de Hajdúszoboszló, uno de los mayores de Europa; los baños en el parque de Debrecen, los de la cueva de Miskolctapolca  y, al aire libre, los de Sóstógyógyfürdő, en Nyíregyháza. Además, La Colina de la Sal de Egerszalók merece una mención especial: un gran montículo de formación natural alrededor del cual se ha construido un complejo turístico de lujo. En el noroeste de Hungría, las aguas medicinales de Sárvár provienen de dos fuentes profundas y nutren a un extenso complejo de balnearios.

D.R.

Un país de sabores

Conocida por su toque picante y abundante es recomendable irse de Hungría sin probar sus tradicionales platos como el paté, sus guisos y cocidos, entre los que destaca el famoso goulash, el pörkölt, el csirkepaprikás, o alguno de sus postres como los crepes Gundel..

Con una arraigada tradición dentro del país, en este destino podrás encontrar variedades especiales de vino, como la Furmint y la Juhfark. Las áreas volcánicas del país permiten que se den las condiciones únicas para la producción de un gran vino y con una gran personalidad.

Naturaleza y cultura

En Hungría también encontrarás una enorme riqueza natural y cultural que no ha pasado desapercibida por la UNESCO, declarando ocho lugares del país como Patrimonio Mundial.

Las orillas del Danubio; el histórico Barrio del Castillo de Buda; el centro religioso y de Historia del Arte de la Archiabadía Benedictina de Pannonhalma; la región vinícola de Tokaj-Hegyalja; el antiguo pueblo de Hollóko; el lago Neusedl; una necrópolis paleocristiana del siglo IV en la ciudad de Pecs y el sistema de cuevas Aggtelek son lugares de enorme valorar cultural y natural que ya forman parte del Patrimonio Mundial.

Además, la naturaleza del destino se expande por toda la geografía húngara, diez parques nacionales, 16 naturales y muchos parques de aventuras y rutas senderistas le convierten en lugar perfecto para perderse y disfrutar de un aire puro y fresco.

Bellezas de la capital

En Budapest son bien conocidos sus emblemáticos balnearios que bordean el río Danubio, ubicados en sus orillas que han sido declaradas Patrimonio de la Humanidad de la Unesco, además de contar con baños turcos medievales.

Grandes edificios entre los que destaca el Parlamento húngaro, el segundo más grande de Europa, un asombroso contraste artístico en el que se encuentran desde las antiguas ruinas romanas,  arte neogótico, eclecticismo y art Nouveau, son algunas de las señas de identidad de esta gran ciudad.

D.R.

MÁS INFORMACIÓN

Icárion es el operador de grandes viajes con especial sensibilidad a la sostenibilidad y la tecnología (ofrece una app propia donde se puede encontrar encontrar toda la información del viaje). Dispone de más de 1.500 itinerarios en todos los continentes.

En Hungría tiene variedad de itinerarios alrededor del país: estancias, circuitos e incluso cruceros. Se puede reservar en cualquier agencia de viajes de España.

Puedes encontrar más información aquí. 

De interés: Tierras altas de Balaton

El lago Balaton, las acogedoras localidades que lo rodean y la gran variedad de programas disponibles, ofrecen sorpresas incluso para aquellos que conocen bien la región.

Las pintorescas Tierras Altas de Balaton, las ruinas de castillos escondidas en las laderas, las calles sinuosas, los encantadores edificios de piedra natural y las casas rurales rodeadas de pérgolas de viña cautivan al visitante. Pero los amantes del senderismo, de los deportes y de las vistas impresionantes también desearán con añoranza volver a la zona.

Además de las atracciones y posibilidades de hacer deporte, el viajero podrá disfrutar de  festivales y lugares de recreación, donde puede divertirse y pasarlo bien solo, con amigos o con toda la familia.

De interés: La capital

Budapest es una capital europea verdaderamente auténtica e histórica, y posee una personalidad innovadora y vibrante, lo que la convierte en una ciudad versátil y cosmopolita. Un impresionante entorno natural, grandiosa arquitectura, los históricos balnearios termales, la diversa y propia gastronomía, un escenario de moda y el diseño, y la rica vida cultural dan forma al carácter resplandeciente y original de Budapest. Uno de los imprescindibles es visitar el Recodo del Danubio, con su panorama incomparable, sus castillos medievales, sus pequeñas ciudades inspiradoras y las numerosas excursiones para hacer a pie o en bicicleta.