Los hoteles más misteriosos del mundo

Cuando dormir es toda una aventura con no precisamente dulces sueños.

Noelia Ferreiro
 | 
Foto: perapalace.com

Hay hoteles tocados por una desasosegante intriga, por un indescifrable misterio, por una extraña soledad. Hoteles en los que las noches no llegan acompañadas de sueños con angelitos sino más bien con historias oscuras, a veces verídicas y otras imaginadas, que no son del todo placenteras. Será porque sus vestíbulos han sido testigo de acontecimientos turbios o porque sus pasillos han visto desfilar locuras inconfesables. El caso es que todo en ellos resulta perturbador. Estos son algunos de los alojamientos en los que, irremediablemente, se tiene esta sensación de inquietud.

Overlook Hotel (Estados Unidos)

Dorling Kindersley ltd / ALAMY

Claro, es el hotel del El Resplandor, grabado a fuego en la memoria del suspense de todos los tiempos y latitudes. ¿Cómo no recordar a aquel desquiciado Jack Nicholson en el papel de asesino?. En los interminables pasillos de este establecimiento, perdido en un pliegue de las Montañas Rocosas, Stanley Kubrick dio toda una lección de terror al llevar a la gran pantalla la novela Stephen King. Más allá de los ecos cinematográficos, cuentan que, aquí, en este hotel cobijado entre cumbres nevadas, también ocurren hechos paranormales. Especialmente en la habitación 408, donde los grifos se abren solos y por la noche se escuchan gritos de niños. Nada puede ser más escalofriante.

Pera Palace (Estambul)

peraplace.com

El hotel con el que la exótica ciudad del Bósforo llamó a las puertas del siglo XX de la mano de refinamiento tiene el sello indiscutible de la Reina del Crimen. Hablamos, claro, de Agatha Christie, que ha dado nombre a la habitación 411 desde aquellos tiempos gloriosos del Orient Express, cuando la flor y nata europea recalaba en Estambul tras el mítico viaje en tren.

perapalace.com

Así llegó la escritora a este palacio art nouveau barnizado de lujo oriental, que fue inaugurado en 1 895 y recientemente devuelto a su esplendor a cargo del grupo Jumeirah. Y así, en su suite con vistas al Cuerno de Oro, cuentan que remató Asesinato en el Orient Express, mientras disfrutaba cada día del té, como buena dama inglesa, enmarcada por el glamour de sus ominosos salones. Hoy el misterio sigue flotando en estas estancias, algunas de las cuales han sido catalogadas como patrimonio artístico nacional.

Grand Hotel Langham (Londres)

grandluxuryhotels.com

Que este prestigioso hotel haya dado alojamiento a figuras de la talla de Oscar Wilde o Mark Twain resulta casi anecdótico en comparación con otros ilustres huéspedes… a los que podríamos definir más bien como fantasmales. Y es que no son pocos los episodios que atesora esta joya de la arquitectura victoriana con casi un siglo y medio de vida.

grandluxuryhotels.com

Hay quien dice que se cuentan hasta cinco espíritus que deambulan por sus pasillos como los hace Pedro por su casa. Y que uno de ellos corresponde a un noble alemán que murió lanzándose por la ventana. Historias más o menos creíbles pero que quedan a la valentía de cada cual. Un consejo: evitar la habitación 333, que es la más susceptible a las apariciones fortuitas. Por si acaso. 

El Convento (San Juan de Puerto Rico)

elconvento.com

La memoria está tan aferrada a los gruesos muros de este hotel, que a cada paso que uno da irrumpe un trocito de su pasado. Por eso dicen que, si se agudiza el oído, se puede sentir el eco de los cánticos y plegarias de aquellas monjas carmelitas que fueron sus primeras moradoras. Algo que bastante descorazonador, sobre todo si en el comedor, de pronto, uno cree ver a Doña Ana, la antigua dueña del edificio que perdió a su marido en la guerra y decidió tomar los hábitos. Por lo demás este hotel emplazado en el centro del Viejo San Juan de Puerto Rico, es una auténtica delicia que conserva todo el encanto colonial y que, superados estos secretos, es un refugio de paz.

Dalhousie Castle (Escocia)

dalhousiecastle.co.uk

A apenas media hora de Edimburgo, esta fortaleza del siglo XIII con una compleja disposición de torres y abovedados techos neogóticos, tiene en su haber una jugosa lista de invitados solemnes que incluye, entre otros, al rey Eduardo I, Sir Walter Scott u Oliver Cromwell. Lo que no suele contarse de él es que en sus mazmorras, algunas reconvertidas en un fabuloso spa, hay quien ha visto a una mujer fantasma y quien asegura haber sufrido unos extraños escalofríos. Y es que ¿puede haber algo más propicio al misterio que estos fríos y asépticos aposentos plagados de armaduras, tapices y sillas de madera?