Hainan, las interminables playas del Hawai chino

La isla del extremo sur de China, destino tradicional de desterrados y marginados políticos y patria de un buen número de pueblos indígenas conocidos como Li, que desde hace casi dos mil años mantienen una variable relación con las administraciones chinas, se ha convertido en una de las regiones más dinámicas de China.
Hainan es el "Hawai del coloso asiático". Situada a una distancia razonable de las grandes aglomeraciones urbanas, cuenta con una costa de playas interminables que, a pesar del desdén que manifiestan los chinos por las pieles bronceadas, cada vez son más visitadas.
Hainan disfruta de un clima tropical que permite disfrutar de sus playas todo el año, por lo que se está convirtiendo en lugar de refugio invernal para los capitalistas del norte de China, donde temperaturas continuadas durante semanas por debajo de cero aconsejan visitar regiones más templadas.
Las mayores cadenas hoteleras y de entretenimiento ya han desembarcado en Hainan, y las antaño inabarcables playas solitarias, hogar de pescadores y marineros, se iluminan con la propaganda luminosa de los grandes resorts.
Hainan cuenta con dos ciudades. Mientras Haikou, en el norte, aprovecha su ventajosa situación para integrarse en los circuitos comerciales de la provincia de Guangdong, Sanya, en el sur, se ha convertido en un gran centro turístico.