De A Guarda a Baiona, la Galicia atlántica desconocida

Manuel Mateo Pérez
 | 
Foto: Luis Costa / ISTOCK

Solo treinta kilómetros separan A Guarda y Baiona. Es una carretera recta que deja a la izquierda una zona de acantilados de media altura, un paisaje luminoso y ancho, dominado por las aguas del océano Atlántico, salpicado de bellos miradores y caminos rurales que se adentran Galicia adentro hasta bosques próximos a los senderos por donde discurre el Camino Portugués hacia Santiago de Compostela. En A Guarda el río Miño vierte sus aguas dulces al océano. Es un delta inmenso, salpicado de playas de arena fina y cuya máxima altura es el monte de Santa Trega, conocido por sus valores arqueológicos, religiosos y paisajísticos.

Ed-Ni-Photo / ISTOCK

En Santa Trega se halla la citania castreña-romana más importante del noroeste peninsular. En su camino de subida destaca el bello vía crucis, el cruceiro de San Francisco y la ermita de la santa, que concita la veneración de la feligresía de la ciudad y de sus alrededores. Pero una de las imágenes más bellas del monte se disfruta desde el pico de San Francisco, el vértice más alto del monte a trescientos cuarenta y un metros sobre el nivel de las cercanas orillas. Desde allí se divisa la inmensidad del océano, la anchura del estuario, las costas próximas de Portugal, el pueblo a los pies y la carretera recta que sube hasta Baiona, escoltada por montañas siempre verdes.

A Guarda y Baiona, al oeste de la provincia de Pontevedra, están unidas por la PO-552. A mitad de camino se halla la pequeña localidad de Oia. Es un caserío minúsculo y arracimado alrededor de una playa arenosa en forma de concha. Sobre el arenal se erige el real monasterio de Santa María de Oia, un cenobio cisterciense fundado en el siglo XII frente al Atlántico, Monumento Nacional desde 1931 y donde está proyectada la construcción de un complejo hotelero de lujo.

Luis Costa / ISTOCK

Baiona aguarda al norte y su castillo, convertido en Parador de Turismo, contrasta con el perfil montañoso de las islas Cíes océano adentro. Baiona es una de las ciudades más populosas de Pontevedra, un destino turístico de extraordinario encanto estos días de verano en que vecinos y foráneos se reúnen en torno a las fiestas populares del estío. Situada al sur de las Rías Baixas, Baiona está dibujada por la bella bahía que baña su litoral. Además del castillo, su casco histórico está declarado conjunto histórico artístico. El puerto pesquero y deportivo está salpicado de restaurantes de cocina tradicional y hay monumentos que evocan la llegada de la carabela Pinta a Baiona en 1493 con la noticia del Descubrimiento de América.