Gstaad, el pueblo suizo que enamoró a Grace Kelly y Brigitte Bardot

El popular refugio del glamour durante el invierno

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: zorazhuang / ISTOCK

Las estribaciones de los Alpes se abren paso hacia el norte hasta toparse con la meseta suiza, donde se sitúa la ciudad de Berna, capital del país helvético. Es en esta franja montañosa donde se sitúa uno de los destinos invernales más exclusivos y glamurosos de Europa.

BasSlabbers / ISTOCK

Gstaad, un pueblo que atrajo poco a poco la atención de las celebridades a lo largo del siglo XX, ha servido de refugio de todo tipo de historias de las clases altas de la sociedad. Un destino con toda la esencia de un pueblo suizo y con un atractivo que conquistó a las personalidades más carismáticas del celuloide.

Dinero, estatus y discreción entre montañas

Cuenta la leyenda que los cinco valles que se encuentran en la comuna de Saanen son los dedos de la mano de Dios al poner su palma sobre estas tierras. Y seguramente algo de razón no le falta, pues la belleza de esta parte de Suiza es incuestionable.

zorazhuang / ISTOCK

Gstaad comenzó siendo un pequeño pueblo con toda la esencia suiza hasta que vio cómo fue creciendo su importancia a partir de la llegada del tren desde la población de Montreux, a principios del siglo XX. Este hecho, que favoreció la expansión de la localidad como destino turístico, conllevó la progresiva creación de infraestructuras hoteleras que atrajeron a las clases sociales más altas.

zorazhuang / ISTOCK

Pero lo que dio el mayor empujón en este sentido fue la creación en la población de un campus del famoso Institut Le Rosey, considerado el colegio más caro del mundo. La escuela escogió Gstaad para mudarse durante los meses de invierno y fue a partir de ese momento cuando el pueblo se empezó a relacionar estrechamente con lo más selecto de la sociedad del siglo XX. Miembros de la realeza tan conocidos como Alberto II y Balduino I de Bélgica, el Príncipe Eduardo de Inglaterra, Rainiero III de Mónaco o el mismo Juan Carlos I de España, fueron alumnos de tan prestigiosa institución.

perreten / ISTOCK

 A esto se unió, más tarde, la creación en de otras escuelas para millonarios de todo el planeta, creando en Gstaad un foco de atracción para estrellas de fama mundial que empezaron a acudir a este lugar como destino de vacaciones en busca del ambiente tan selecto de la zona.

Al margen de todos ellos, hoy en día existe un lugar icónico en la población que es posiblemente el más emblemático de la misma. La figura del Gstaad Palace, un hotel de cinco estrellas, ejemplifica el mundo de lujo y glamur que rodea este lugar. Una apariencia de castillo de cuento por cuyo interior ha desfilado un sinfín de celebridades del cine como Rooger Moore, Audrey Hepburn, Clark Gable o Grace Kelly. Un hotel que encarna a la perfección la regla más sagrada de los establecimientos de Gstaad y de la misma Suiza: la discreción. Algo muy valorado por la alta sociedad al encontrar en este punto un espacio de descanso y tranquilidad alejado de las miradas indiscretas.

perreten / ISTOCK

Mientras, en el epicentro de todo el entorno urbano de Gstaad - completamente peatonal desde hace más de dos décadas - destaca la calle principal, la Promenade, que es la vía donde se concentran todos los focos. Jalonada por numerosas tiendas de lujo, cafés y tiendas, es la pasarela de este mundo invernal de la jet set

Sin embargo, al mismo tiempo que ocurre todo esto, los genuinos habitantes del pueblo han mantenido la esencia original y han conservado sus antiguas tradiciones con el paso del tiempo. Conocida popularmente la zona por tener igual número de vacas que de habitantes, no es de extrañar que una de las actividades más genuinas del área sea la de la fabricación de quesos. Granjas que son visitables, en algunas ocasiones, y que suponen verdaderos templos de este producto, como la bodega donde se curan las ruedas de queso de la empresa Molkerei Gstaad.

brytta / ISTOCK

El paraíso invernal de las celebridades

La comuna de Saanen es un auténtico paraíso natural que presenta un poderoso atractivo tanto en verano como en inverno, pero es en esta última estación en la que se producen las mayores afluencias de turistas, especialmente durante la Navidad.

PhillipMinnis / ISTOCK

La presencia de resorts, con más de doscientos kilómetros esquiables, se complementa con chalets alpinos y villas privadas para alojar a lo más distinguido de la sociedad, que acude aquí para relajarse entre lagos, glaciares, montañas y para disfrutar de la gran variedad de deportes de invierno y rutas de senderismo existentes en la zona. A esto se unen importantes festivales musicales y eventos de gran calado como el J. Safra Sarasin Swiss Open de Tenis.

Lobro78 / ISTOCK

Un destino de lujo que ha atraído numerosas celebridades a lo largo de las décadas, como Julie Andrews, Liz Taylor, Richard Burton, Michael Jackson, Madonna, Claudia Cardinale, Rock Hudson… Todo un elenco de personalidades entre las que destacan por su significado y trascendencia en este lugar Grace Kelly y Brigitte Bardot, que fueron dos firmes enamoradas de este pueblo.

AmyLaughinghouse / ISTOCK

La primera, la actriz y princesa monegasca Grace Kelly pasó aquí innumerables momentos con su familia, tanto en el Gstaad Palace como en su propio chalet, llevando a esta población a la portada de muchas revistas de su época. Fruto de esa estrecha relación entre el pueblo y su estirpe, su nieto, Andrea Casiraghi, acabó contrayendo matrimonio en este mismo punto. Fue ella quien animó a muchos de sus compañeros de celuloide a disfrutar de este paraíso de Suiza.

Ksenia Molina / ISTOCK

Entre ellas Brigitte Bardot, que paseó su figura durante varios años por sus calles, sobre todo durante el matrimonio que mantuvo con Gunter Sachssi, el famoso empresario de la jet set que acabó con su vida suicidándose en su chalet de la localidad en el transcurso de 2011. No es la única desgracia acaecida en Gstaad. Aquí murió asesinada en su casa la esposa de Wassily Kandinsky. O el mismo Juan Carlos I, que vio cómo en 1983 se fracturaba la pelvis mientras esquiaba en las pistas de la zona.