Garray: el pueblo soriano que mejor encarna el «Resistiré»

Visitamos el inmortal símbolo de la resistencia numantina

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: Borjaanimal

Si hay un lugar en España que personifica como ninguno la resistencia, ese es la ciudad celtíbera de Numancia. Un yacimiento arqueológico que ha trascendido desde antaño el plano de la historia y se ha convertido en leyenda y símbolo durante generaciones. Un punto marcado en el mapa con letras de oro, situado a poca distancia de la capital soriana y enclavado exactamente en la actual localidad de Garray, el pueblo que custodia, a los pies de un cerro, los vestigios de la mítica capital arévaca.

Ayuntamiento de Garray

Rosas rojas que dan vida a la historia

En Garray se encuentra el mayor invernadero de rosas rojas de Europa, con una extensión de varias hectáreas. Una flor que simboliza la pasión con la que los habitantes de esta pequeña población, situada a menos de diez minutos en coche de la ciudad de Soria, viven su historia.  Y es que Garray es uno de los pueblos más ensalzados de la provincia soriana por ubicarse en el lugar donde se halla el Yacimiento Arqueológico de Numancia. El punto donde se encuentran los ríos Tera y Duero por un lado, y éste último y el Merdancho por otro, dominados por el Cerro de la Muela, resultó en su momento un espacio proclive para el asentamiento, ya desde la Edad del Bronce.

Desde entonces, en estas tierras han dejado su huella muchos pueblos, legándonos un patrimonio envidiable que ha llegado hasta nuestros días, desde las ruinas de Numancia hasta monumentos que van de los siglos XIII al XVI.

Photographer: Pol Mayer

A más de 1000 metros de altitud emplazado en el valle del río Duero, Garray – cuyo nombre significa «lugar elevado» - nos da paso a la historia desde el primer momento en el que cruzamos su puente – paso obligado de la Cañada Real -, dándonos la bienvenida en la margen derecha la importante Ermita de los Santos Mártires, declarada Monumento Nacional. Un poco más adelante, junto a la Plaza Mayor, nos espera el Aula arqueológica, unas dependencias que aprovechan las antiguas escuelas del pueblo para introducirnos en el mundo numantino.

Ya fuera del núcleo urbano, una estrecha carretera nos conduce hacia lo alto del Cerro de la Muela, donde se encuentra el yacimiento.

Mucho más que un yacimiento

Numancia es mucho más que las ruinas de una ciudad celtíbera. Representa un sinónimo de resistencia encarnada en el pueblo que aguantó el asedio de las tropas romanas durante meses, gestando una leyenda que perduraría a lo largo de los siglos. La heroicidad que demostraron superó la imaginación de los conquistadores y fue tomada como ejemplo en los tiempos posteriores, hasta tal punto que en la Edad Moderna se ha tomado Numancia como un símbolo de unidad nacional y resistencia ante las amenazas externas. Qué decir tiene, por otro lado, que la propia Soria se identifica hoy en día con el término de Numancia, motivo de orgullo entre sus habitantes.

Ayuntamiento de Garray

Aún no se ha olvidado el asedio que sufrió la ciudad por unos 60000 soldados romanos comandados por Publio Cornelio Escipión, allá por el último tercio de la segunda centuria antes de Cristo. Tras un periodo en el que Numancia frenó la expansión romana por la península ibérica resistiendo sus envites, finalmente la población se vio acorralada. Aun así, su resistencia al asedio durante un largo año, sufriendo todo tipo de penurias hasta el momento de su rendición, impresionó de tal manera a los romanos que pasarían a sus libros de historia como ejemplo de valor y persistencia. Es así como la resistencia numantina ha pasado a tener un carácter universal, siendo el yacimiento arqueológico la prueba plausible de aquel episodio de la historia.

Miguel Ángel García

En la actualidad, en lo alto del Cerro de la Muela descansan las ruinas de la ciudad celtíbera, dominando la amplia llanura de los alrededores. Se trata del más importante yacimiento de esta cultura que podemos aún admirar, gracias a su conservación y puesta en valor a través de un museo y de la encomiable labor de la Asociación Cultural Tierraquemada, que realiza actividades durante todo el año, con representaciones escénicas de las Guerras Numantinas que han alcanzado una gran fama. Unos actos en los que la población de Garray se vuelca ensalzando el más importante patrimonio de su pueblo.