Futuroscope crea una atracción en clave de humor con los "Rabbids"

El parque de atracciones Futuroscope, ubicado cerca de Poitiers (Francia), ha invertido siete millones de euros en una nueva atracción, "La máquina del tiempo", basada en los personajes del videojuego "Rabbids". Efectos de lluvia, viento, humo y frío acompañan a los visitantes durante un divertido paseo por la Historia.

Luis Uribarri

Los Rabbids son unos conejos animados creados por la empresa francesa de videojuegos Unisoft. Recientemente estos personajes han saltado de las consolas a la televisión, con una serie que se emite desde febrero en España (canal Neox y Nickelodeon). Siguiendo su línea de colaboración con empresas de animación que inauguró con Arthur, la aventura 4D (declarada mejor atracción del mundo en 2011), Futuroscope ha creado para esta temporada Los Rabbids y la máquina del tiempo, una atracción que propone un viaje por etapas de la historia de la humanidad de la mano de la simpatía, las locuras y el humor de estos conejos de ojos saltones (azules cuando están normales, rojos cuando se irritan). Orientada al público familiar, es una atracción con mucho humor -algo que reclamaban los visitantes de Futuroscope- y supone la primera atracción en Europa que propone una inmersión total y sensorial en el universo de personajes de videojuegos.

La atracción se estructura en tres partes. Primero, una zona de entrada con una muestra de arte invadida por los Rabbids, que incluye la Sala de los Cuadros y el Gabinete de las Curiosidades; luego, un recorrido en tren de seis minutos de duración en el que los pasajeros, instalados sobre lavabos y equipados con gafas 3D, descubren cuatro pasajes animados de la historia: la época Cromagnon, los Juegos de la antigua Grecia, la conquista del Oeste americano y el final del viaje en el tiempo. La experiencia termina con una visita al universo de los Rabbids, la primera tienda tematizada que abre Futuroscope.

La máquina del tiempo es una atracción 5D, ya que combina imágenes en 3D más efectos 4D en la sala (viento, humo, lluvia, frío...), más el movimiento del tren. El convoy se mueve, pero también sus asientos, y algunos decorados se derrumban frente a los viajeros.

Otras atracciones recientes de Futuroscope, que recibió el año pasado 1.600.000 visitantes (35.000 españoles), son el Virus Attack, un viaje virtual por el interior del cuerpo humano, y Misión Hubble, en la que se inspiró Alfonso Cuarón para rodar su película Gravity.

// Outbrain