Fuerteventura... y la isla de los Lobos

Michel Jorge Millares

La más alargada, llana y antigua de las islas del archipiélago canario, gastada en sus ondulantes montañas y bautizada por Miguel de Unamuno como "esqueleto de isla", es la que cuenta con las más extensas playas de arena blanca o dorada, equipadas para la seguridad de la familia. También se puede practicar senderismo de una forma agradable y cómoda. Casi todos los recorridos son de muy poca o nula dificultad para realizarlos a pie, en bicicleta, a caballo o ¡en camello!

En sus extensas playas de aguas tranquilas y transparentes, localizamos uno de los escenarios del Campeonato Mundial de Windsurf y Kiteboard. El viento es aprovechado para jugar con las sorprendentes figuras que salpican el cielo de Corralejo con el Festival de Cometas de Fuerteventura. La isla de Lobos, llamada así porque fue antigua morada de numerosos lobos marinos (focas monje), nos permite sentirnos como Robinson Crusoe. Mar y sol son los elementos necesarios para elaborar una sal de excelente calidad, como nos muestra el Museo de la Sal de Fuerteventura, en La Antigua. Baku es un gran parque acuático con toboganes y piscinas de olas, un barco pirata como buque insignia y exhibiciones de animales acuáticos, terrarios de reptiles e incluso la casa del terror (www.bakufuerteventura.com). Espectáculos de focas, orcas, aves, cocodrilos y una variada representación de fauna africana, que incluye jirafas y elefantes, pueden verse en Oasis Park La Lajita (www.lajitaoasispark.com). Existen otras ofertas como el circuito de Karting (www.kartmaxorata.com) o el Acuario y Museo del Mar en Tarajalejo.