El Fuerte de Bhangarh, un lugar "embrujado" que no podrás visitar de noche

Es uno de los lugares malditos de la India, tanto, que el Gobierno prohibe la entrada después del anochecer  y antes del amanecer. Los locales afirman que todo el que ha intentado romper esta regla ha desaparecido para siempre.

Álvaro Martínez Fernández
 | 
Foto: Arpan / ISTOCK

La India es un lugar repleto de misterios y curiosidades que no dejan de sorprendernos. Como la Isla Sentinel del Norte que, bajo la protección de la India, es un estado soberano en el que sus habitantes viven completamente aislados del mundo exterior, ajenos al presente y con un lenguaje inentendible para el resto del mundo.

amlanmathur / ISTOCK

Pero esta vez nos dirigimos hacia un lugar que se encuentra entre Jaipur y Delhi, en Rajasthan, y que ha sido denominado históricamente como el lugar más embrujado de la India. Un misterio que nace en las ruinas del Fuerte de Bhangharh, al que está prohibido acceder entre el atardecer y el amanecer… y tiene una explicación avalada por las autoridades indias. Pero primero, pongámonos en contexto…

amlanmathur / ISTOCK

El Fuerte de Bhangarh

Al borde del Bosque Sariska, en Rajasthan, es donde nos encontramos con este lugar histórico en el que destacan los templos de Gopinath, Shica, Mangla Devi y Keshava Rai. Pero lo realmente enigmático es su fuerte, construido en 1613 y separado de la llanura aledaña por murallas con cinco puertas.

amlanmathur / ISTOCK

Un lugar “legalmente embrujado”

Si en algún momento se nos ocurre visitar el Fuerte de Bhangarh podremos ver que a la entrada habrá un enorme cartel en el que podremos leer: “Entrar en las fronteras de Bhangarh antes del amanecer y después del atardecer está estrictamente prohibido”. Pero no es solo un mero cartel de prohibición, va mucho más allá. “Se emprenderán acciones legales contra cualquiera que no siga estas instrucciones”, podemos leer como pie.

amlanmathur / ISTOCK

Y es que este es el único lugar de todo el país “legalmente embrujado”, tanto que está respaldado y reconocido por el Gobierno de la India. Pero más curiosa es la historia por la que se cree firmemente que este lugar está embrujado.

La maldición de Bhangarh

Cuenta la leyenda que la ciudad fue maldecida por Guru Balu Nath. Él fue el que había permitido la construcción de esta ciudad bajo una sola condición: que la sombra de la ciudad no podría jamás hacer sombra a su propio hogar o, de lo contrario, la ciudad dejaría de existir para siempre.

Sin prestar atención a las advertencias de Guru Balu, un joven príncipe levantó un enorme palacio que proyectase toda su sombra sobre la morada de Balu Nath. Fue en ese momento en el que él, enfurecido, decidió maldecir a este pueblo que según la leyenda sigue maldito a dia de hoy.

Meinzahn / ISTOCK

Hay otra historia, además de esta, en la que se menciona a la princesa de Bhangarh: Ratnavati, que durante mucho tiempo fue considerada la joya de Rajasthan. De ella se cuenta que tan pronto como alcanzó la mayoría de edad, comenzó a recibir propuestas de matrimonio de príncipes de diferentes provincias.

Pero un experto en magia negra llamado Singhia no podía quitar sus ojos de la princesa Ratnavati, de la que se enamoró completamente. Sabiendo que no podía ganarse el favor de la princesa, ni conseguir casarse con ella, ideó un plan para atraerla hacia él. Cuenta la leyenda que, un día que la princesa estaba comprando aceite, encantó ese mismo aceite para conseguir que fuera su esposa. Pero ella se dio cuenta de lo que estaba sucediendo y derramó todo el aceite en el suelo.

Arpan / ISTOCK

Cuando el aceite toco el suelo, una enorme roca emergió del lugar y aplastó a Shingia. En su último aliento, maldijo el palacio y todos los que vivían con el con la más dura de las penas: la muerte. Tal es así, que un año más tarde la princesa moriría en batalla.

Y es que a pesar de que parezca una leyenda que circula de generación en generación, son muchos los habitantes que siguen creyendo que la princesa Ratnavati se ha reencarnado y que el imperio de Bhangarh todavía espera que regrese para poner fin a la maldición.