Formentera, singular y natural

Formentera es sinónimo de calma, de cambio de prioridades, de buscar un ritmo de vida diferente. La isla balear más meridional, con mayor superficie de costa en proporción a su territorio, tiene unas playas que emocionan y deliciosos rincones donde olvidarse de todo menos del mar y la luz. Esta sensación de vivir sin prisas se multiplica al conocer la isla a pie o en bicicleta, para conocer la Formentera más natural y genuina, y de la manera más respetuosa.

www.formentera.es

Rutas verdes , una isla que no se acaba

Hay quien define Formentera como una isla pequeña que puede recorrerse en coche en una sola mañana. Quien ha paseado por sus senderos, se ha dejado perder por sus caminos y ha visto el paisaje pasar a ritmo de pedaleo, sabe que en realidad es una isla que nunca se acaba. Esta Formentera infinita está conectada a través de sus recién estrenadas 32 Rutas Verdes, caminos entrelazados que suman más de cien kilómetros, la mayoría de ellos accesibles en bicicleta.

A través de estos recorridos podemos acceder a las excepcionales playas de la isla, como Illetes o Cavall d''en Borràs, singulares por sus aguas cristalinas que les confieren un aspecto de piscinas naturales. Otro paseo muy recomendable es el camino de Es Brolls, que bordea la gran laguna de agua salada conocida como Estany Pudent, un lugar único donde es habitual observar flamencos, garzas reales y ánades. Formentera también tiene un característico y desconocido paisaje rural: campos de cultivo de secano, la mayoría de ellos destinados al auto-consumo de las familias locales a las que pertenecen; las características higueras apuntaladas, rasgo exclusivo del paisaje formenterés, cuya función es crear pequeños espacios de sombra para el ganado; las tradicionales paredes de piedra seca... Por momentos, en el altiplano de La Mola o en Es Cap de Barbaria uno tiene la sensación de que el tiempo se ha detenido justo antes de la irrupción del turismo en la isla.

Formentera también es patrimonio: torres de vigilancia, iglesias y, por supuesto, faros. Parece que la imagen de un paisaje casi desértico, una carretera vacía y estrecha, el faro lejano en el centro y el azul del mar al fondo forma parte del imaginario cinematográfico colectivo. El faro protagonista de esta fotografía es el de Es Cap de Barbaria, situado en el extremo sudoeste de la isla.

Para disfrutar en familia

Formentera (reconocida por Unicef como Ciudad Amiga de la Infancia) es el destino de unas inolvidables vacaciones con niños. Una típica construcción isleña enclavada en la Reserva Natural de Las Salinas, una casita rural en el campo o un alojamiento en uno de los diferentes núcleos urbanos, a no más de 20 minutos en coche del punto más alejado de la isla, permiten poder disfrutar de todo tipo de actividades en familia por tierra y por mar. Por tierra, tranquilos paseos en bicicleta por las distintas rutas cicloturísticas, a pie por los innumerables caminos rurales, y visitas al amplio patrimonio cultural repartido por toda la isla. Por mar, una amplia oferta de actividades acuáticas, como el windsurf, paddle surf, kayac, submarinismo o el simple relax en las idílicas playas de arena blanca y calitas de aguas transparentes harán de la estancia una vivencia única.

La isla en primavera ofrece su mejor aspecto para disfrutar de su magnífica luz e increíble color. Lejos de la masificación de la temporada alta, una puesta de sol o una mirada al cielo y al mar se convierten en un espectáculo único que justifica una visita a la isla. Además, la oferta de turismo activo convierte Formentera en el lugar perfecto que permite combinar deporte y actividades terrestres con actividades en el mar.

Premio a la gastronomía

Este año, el firmamento gastronómico de Baleares tiene una nueva estrella Michelin, la primera para la restauración pitiusa. El restaurante Can Dani de Formentera, situado en el kilómetro 8,5 de la carretera de La Mola, obtuvo esta renombrada acreditación por su cocina de raíz cuya prioridad es mimar el producto local y de calidad.

Una nueva aplicación para smartphone llamada Formentera Passport permite realizar un recorrido por puntos de interés de la isla, sellando un pasaporte virtual. En la web de turismo oficialtambién podemos descargarnos las audioguías en siete idiomas para ampliar la información cuando visitemos el patrimonio cultural de la isla. También este enlace asesora en cuanto a alojamiento: la isla ofrece más de 150 opciones a los visitantes, entre hoteles, pequeños hostales, viviendas turísticas o apartamentos.

El primer festival de jazz

Formentera celebrará los días 5, 6 y 7 de junio su primer festival de jazz. Maxwell Moya, músico y programador cultural criado en Formentera y ex componente de Ojos de Brujo, organiza la cita en colaboración con el área de Cultura. De momento, la organización ha confirmado la presencia del trompetista Carlos Sarduy, músico cubano que ha colaborado con Chucho Valdés, entre otros. También estarán presentes Xblues Connotation, la formación creada en Formentera por los gemelos Gartell que desde 1994 ofrecen jazz en la plaza de Sant Francesc durante las noches de sábado de los meses de verano.

www.formentera.es