Formentera: sin tiempo, sin mundo

Foto: Francesc Fábregas

La isla continúa siendo la unión entre la ausencia del espacio y el tiempo. El espacio es finito, aunque ilimitado y en muchos aspectos desconocido. El tiempo, en cambio, se reduce a dos estaciones: la temporada turística y el resto del año. Algunos visitantes saben desconectar del paso de las horas, aunque son muchos más los miles que no llegarán nunca a intuir el auténtico secreto: olvidarse del reloj y del resto del mundo. Bienvenidos a Formentera.