Fiordos, el reino de los vikingos

Álvaro Leiva

Incluso al urbanita más recalcitrante no le quedará otra que rendirse ante la grandiosidad de la naturaleza que define a la Noruega de los fiordos. Es aquí, en el país de los vikingos, donde este accidente geográfico alcanza su máximo esplendor. Aunque los hay por otras latitudes, en ninguna como en estas se concentran tantos de ellos en tamaña anarquía de roca y mar.

Casi todo el perfil oceánico de este país se recorta una y mil veces en dramáticos tajos, aunque hay cierta unanimidad en acotar los fiordos más despampanantes ente la ciudad de Stavanger y la más diminuta de Kristiansund, con Bergen y Alesund como trampolines principales desde los que lanzarse a abordarlos.