Finestrat, el pueblo alicantino por excelencia del "mar y montaña"

Descubre la cima más elevada de la península ibérica por proximidad a la costa

José Miguel Barrantes Martín
 | 
Foto: JoseLOrtin / ISTOCK

La Costa Blanca nos resulta muchas veces un entorno tan familiar que lo sentimos como parte de nuestras vidas. Son numerosas las personas que han disfrutado aquí de sus periodos de vacaciones o de retiro, y muchos otros que han experimentado temporalmente las delicias de su clima espléndido o los placeres derivados de sus playas y poblaciones.

Nadie duda de que Benidorm es una de las poblaciones más emblemáticas de esta franja del este del país, y tampoco podemos obviar que es también una de las localidades que más se encuentra asociada al turismo de sol y playa de nuestro territorio. Sin embargo, un pequeño núcleo situado a menos de diez kilómetros de ella continúa en el anonimato para muchos de los visitantes de este tramo litoral.

Hablamos de Finestrat, uno de los pueblos españoles que mejor representa esa conjunción entre mar y montaña.

Un lugar de obligada visita en la provincia de Alicante

Formando parte de la aglomeración urbana de Benidorm, el municipio de Finestrat se extiende desde la costa tierra adentro hasta abarcar la icónica montaña de Puig Campana, una de las más representativas de la provincia de Alicante.

Finestrat | Irina Selina / ISTOCK

Este municipio, que comprende un pequeño tramo de la línea litoral gracias a la playa de La Cala, y que conecta además desde la costa el célebre parque de atracciones de Terra Mítica, esconde sin embargo, hacia el interior, un precioso pueblo lleno de encanto.

Calles de Finestrat | Irina Selina / ISTOCK

Las urbanizaciones y rascacielos cercanos al Mediterráneo no nos dejan adivinar que tan solo a unos pocos kilómetros desde el mar, a los pies del colosal Puig Campana, se encuentra una población rural formidable, con un telón de fondo excepcional y una situación estratégica que le ha servido para enarbolarse con el título de «Mar y Montaña».

Finestrat | OlafSpeier / ISTOCK

Finestrat es uno de los núcleos más coquetos de la provincia de Alicante, tanto por tamaño como por la configuración de su casco histórico, dispuesto sobre una plataforma en la que las hileras de viviendas se alzan al borde de la misma dando la impresión de formar parte de ella.

Una localidad de la comarca de la Marina Baja que se funde como pocas con la belleza de las formas y relieves que fueron aquí esculpidas y creadas a lo largo del tiempo. Mientras, en su interior, las casas tradicionales se cimientan sobre un trazado de origen morisco marcado por la antigua presencia de un castillo hoy en día desaparecido pero cuya base sigue sirviendo de referencia como mirador al estar situada en la parte más alta, allá donde ahora se levanta la ermita del Santísimo Cristo del Remedio.

Calles de Finestrat | Rudolf Ernst / ISTOCK

La referencia del Castell no empaña la presencia de otros lugares destacados de la localidad como la iglesia de San Bartolomé – con su llamativo mural en uno de sus flancos – o la localmente popular Font del Molí, una fuente de quince caños que es punto de referencia para las salidas senderistas hacia el Puig Campana.

Font del Molí | Triedros

Alicante, la ciudad entre dos castillos

El espectacular Puig Campana

Finestrat no podría contar con mejor baluarte a sus espaldas que la colosal mole del Puig Campana, la segunda montaña más elevada de la provincia de Alicante y todo un icono de la misma.

Una elevación de tan solo 1410 metros de altitud que, a pesar de ello, luce imponente en comparación con el relieve circundante y, sobre todo, teniendo en cuenta su gran cercanía al Mediterráneo. No obstante, estamos hablando de la cima más elevada de toda la península ibérica en relación con su proximidad al mar.

Puig Campana | GeirSteneLarsen / ISTOCK

Pero este coloso calcáreo no es solo un lugar de récord, es también un excelente rincón de preservación natural que parece difícil de imaginar dada la distancia que lo separa de los cientos de urbanizaciones y promociones turísticas que forman parte del área urbana de Benidorm.

Además, su icónica forma, con su famoso tajo en la mitad que ha servido de inspiración de leyendas – el pedazo que falta se ha atribuido tradicionalmente al golpe de espada fallido sobre la roca del comandante de Carlomagno llamado Roldán, cuyo pedazo fue a parar al mar formando el islote de Benidorm -, lo han convertido en todo un emblema de la Costa Blanca.

Puig Campana | Pablo Escuder Cano / ISTOCK

Un reducto natural integrado dentro del Paisaje Protegido del Puig Campana y Ponotx que deleita tanto paisajísticamente como a los senderistas que se aventuran por sus vertientes en busca de una riqueza vegetal creada en parte gracias a especies endémicas.

Finestrat es todo un tesoro a un paso de Benidorm que nos brinda la oportunidad de descubrir el lado más rural de toda esta área alicantina a través de las grandes virtudes tanto de la montaña como de la playa.