Tres días en Amberes, una ciudad de leyenda

Un héroe llamado Brabo le cortó la mano (hand) al gigante antigoon y la lanzó (werpen) al río escalda. Dicen que así nació Amberes (Antwerpen).

María Escribano
 | 
Foto: Piet De Kersgieter

Día 1

ETERNO RUBENS

Comenzar la visita a Amberes de mano de su artista más ilustre, el pintor Rubens. Su casa-palacio es actualmente un museo llamado Rubenshuis. En él se puede acceder a su estudio, entrar en contacto con su mundo y ver una selección de sus obras maestras, entre las que se incluyen Adán y Eva y La Anunciación.

Kris jacobs

EN EL MUSEO-IMPRENTA

Pasar la jornada en el Plantin-Moretus es hacerlo en el único museo-imprenta superviviente del siglo XVI y el único museo que es Patrimonio de la Humanidad. En él se puede admirar la imprenta más antigua del mundo, manuscritos de incalculable valor y tipografías originales. Y si se visita la ciudad a partir del 25 de septiembre, imprescindible ver el Museo Real de Bellas Artes de Amberes, que reabre tras una amplia reforma y extensión.

MERIENDA CON DIAMANTES

Amberes es la capital europea del diamante y ha jugado un papel importante en esta industria desde el siglo XV. De ahí que tenga hasta un Barrio del Diamante formado por cuatro calles peatonales llenas de joyerías, tiendas-taller... en las que, si el bolsillo lo permite, poder adquirir un diamante de Amberes, que tiene su propio sello de calidad. Para conocer la historia de esta piedra preciosa, el museo DIVA.

Cerveza de Koninck | D.R.

Día 2

LA FUENTE DE BRABO

Visitar la plaza principal de la ciudad, la Grote Markt, es acercarse a su imponente ayuntamiento y a la Fuente de Brabo. El primero está rodeado de preciosas casas gremiales y la segunda, uno de los más puros ejemplos de arquitectura renacentista de Europa, desvela la historia del origen del nombre de la ciudad. 

TARDE DE MODA

Es hora de conocer a los Seis de Amberes, el grupo formado en los años 80 por seis diseñadores de la ciudad, entre ellos, Dries Van Noten, que revolucionaron la historia de la moda. Su historia se explica en el Museo de la Moda (el MoMu), que cuenta con la mayor colección mundial de moda belga contemporánea del mundo y que reabrió tras una renovación en otoño de 2021.

Taller del diseñador Tim Van Steenbergen | admin

MOMENTO CERVECERO

La cerveza en Bélgica es religión y se puede disfrutar de una pils o una trapista en cervecerías como De Kulminator, que sirve alrededor de 600 diferentes, o en la Brasserie De Koninck, lugar donde esta famosa marca de Amberes elabora sus cervezas y donde, por supuesto, se pueden degustar. También se pueden encontrar cervezas especiales y poco conocidas en  la brasserie De Groote Witte Arend, donde muchos de sus platos están preparados con cerveza.

Día 3

RUMBO AL PUERTO

El puerto de Amberes es el segundo más grande de Europa y sigue teniendo una frenética actividad que puede comprobarse mediante una visita turística en barco, en bus o en bici. El edificio de la autoridad portuaria, diseñado por Zaha Hadid, es la impresionante sede central que dirige el puerto. Está considerado como un homenaje al diamante, producto estrella de Amberes. 

Port House | Havenbedrijf Antwerpen - Peter Knoop

UN MENÚ MARÍTIMO

Para conocer más en profundidad la historia marítima de Amberes se debe acudir al museo MAS, que la explica a través de fotos, arte contemporáneo, esculturas... Se puede comer en su último piso, en el restaurante Zilte, el más alto de Amberes y que ofrece una vista panorámica de 360 grados sobre la ciudad.

VISITA A LA CATEDRAL

Cerca del Plantin-Moretus está la Catedral de Nuestra Señora, construida en 1321 y un lugar excelente para admirar otras obras imprescindibles de Rubens, como La elevación de la cruz, El descenso de la cruz y La Asunción de la Virgen.

Retablo de Rubens en la catedral de Amberes | Piet De Kersgieter

ÚLTIMAS NOTAS

Finalizar la jornada con la visita a otro precioso edificio recogido en la lista de Patrimonio Mundial: el museo Vleeshuis, que recopila 600 años de historia del baile, la ópera y la música.