Filfla, la isla “prohibida” de Malta que pocos conocen

Las únicas habitantes de esta reserva natural son las aves marinas y solo es posible visitarla si se tiene un permiso

Redacción VIAJAR
 | 
Foto: ARA / ISTOCK

El archipiélago de Malta se ha consolidado con el tiempo como un destino turístico por excelencia donde disfrutar de naturaleza, historia y cultura. Y aunque casi todas sus islas son conocidas para los viajeros, como las de Gozo y Comino, aún existen rincones del país por descubrir. Es el caso de la desconocida isla de Filfla, un lugar donde no todo el mundo puede entrar.

Malta, situada a medio camino entre África y Europa, está compuesta por cinco islas principales, de las cuales tan solo tres están pobladas. Alejado de las zonas más turísticas, al sur de la isla, se pueden conocer impresionantes templos megalíticos como el de Ħaġar Qim, una zona en la que se puede practicar trekking y disfrutar de unas vistas impresionantes. Con una excelente costa y libre de turistas, pasado el valle de Zurrieq al fijar la vista en el mar se puede divisar una gran formación rocosa que sin duda, despierta la curiosidad.

Filfla | Matthew71 / ISTOCK

Filfla, una isla despoblada y prohibida es la que más cerca queda de Túnez. Lo curioso de esta localización es que no aparece en ninguna guía turística y quizás eso se deba a que desde 1988 solo es posible visitarla si se tiene un permiso, ya que es una reserva natural para diversas especies marinas y aves migratorias.

Los 10 secretos de Malta jamás contados

El origen de Filfla se remonta a la Edad Media. La leyenda cuenta que en esta isla existía un pequeño caserío donde la gente llevaba una vida indecente por la cual Dios se sentía ofendido. Este exigió al pueblo que cambiaran su forma de ser y actuar, pero sus advertencias fueron ignoradas provocando un castigo divino. El caserío fue arrancado y lanzado al mar y Filfla se quedó despoblado.

Filfla | Mark Zammit Cordina / ISTOCK

Historias a parte, se cree que Filfla fue considerada sagrada por los pueblos prehistóricos y que durante un tiempo tuvo construcción humana. La capilla dedicada a la Asunción de la Virgen María datada en 1343 es la prueba de que este islote no siempre estuvo despoblado. La capilla se hundió cuando un terremoto en 1856 destruyó gran parte de la zona. Por suerte, la pintura que adornaba sus paredes fue retirada años antes y hoy en día se puede disfrutar de ella en la capilla de Santa Catarina en Zurriqueq.

Filfla | Turismo de Malta

Hoy en día, las únicas que viven en Filfla son las aves; el paíño europeo, la perdela atlántica y la gaviota de patas amarillas, pero no siempre fue así. Hasta 1971 esta isla fue usada como campo de tiro por el ejército británico y las rocas gigantescas que se pueden divisar a lo lejos son el resultado de este.

Filfla | GordZam / ISTOCK

En la actualidad solo se puede visitar Filfla con varios servicios turísticos que llevan en barco a los más curiosos para contarles su leyenda y poder ver el islote más de cerca.

Un espacio natural del que solo se conoce una leyenda y donde tan solo unos poco privilegiados pudieron pisar alguna vez sus tierras.